22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 27 de julio de 2009

    Economía/Macro.- La Asamblea Nacional de Cuba se reúne esta semana para evaluar el impacto de la crisis en la isla

    LA HABANA, 27 Jul. (Reuters/EP) -

    La Asamblea Nacional cubana examinarán durante esta semana el impacto de la crisis económica en el país caribeño, donde las autoridades prevén una fuerte reducción de su crecimiento para el 2009, informó el diario oficialista 'Granma'.

    El Ministro cubano de Economía y Planificación, Marino Murillo, anunció recientemente que el Gobierno de la isla reduciría su estimación de crecimiento a un 2,5 por ciento, desde el 6 por ciento anterior.

    "Los más de 300 diputados examinarán amplias agendas que incluyen, entre otros temas, el impacto de la crisis global, los ajustes a los planes de la economía y el presupuesto estatal derivados de esta compleja situación (...)", dijo Granma, diario del gobernante Partido Comunista.

    Las 12 comisiones de la Asamblea Nacional se reunirán el martes y el miércoles, abriendo el camino para la realización el sábado de la primera sesión del Parlamento en 2009. La reunión parlamentaria, la primera de las dos sesiones que anuales que se celebran en Cuba, llega en momentos de austeridad presupuestaria.

    El Gobierno redujo un 12 por ciento el consumo eléctrico en el sector estatal desde el 1 de junio, fecha en la que comenzó a sancionar con cortes del servicio a numerosas empresas y entidades que no cumplían con los planes energéticos decretados por el Gobierno.

    El Gobierno de Raúl Castro sostiene que la crisis económica, el embargo que mantiene Estados Unidos desde hace casi medio siglo, las consecuencias de los tres huracanes que azotaron el pasado año la isla y la baja productividad en el país han incidido negativamente en los planes de la isla.

    Los diputados revisarán además la demanda de materiales para la construcción de viviendas y observarán las perspectivas de desarrollo para incrementar las producciones farmacéuticas, de cemento y níquel, dijo Granma.

    Las autoridades comunistas admitieron en junio que la economía se contrajo por la falta de créditos internacionales y por el descenso en los precios de sus productos de exportación, entre ellos el níquel, principal rubro exportable cubano.

    La Habana admitió que tiene graves problemas de liquidez, lo que está obligando a renegociar la deuda con sus acreedores. En 2009, el Parlamento aprobó un plan económico con el objetivo de alcanzar un crecimiento del 6 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB). En el 2008, la economía local había crecido 4,3 por ciento, según cifras oficiales.

    Los analistas locales sostienen que el Gobierno cubano no había enfrentado una situación similar desde la década de 1990, cuando el colapso de la Unión Soviética les llevó a un recorte el 75 por ciento de los gastos.