16 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Economía/Macro.- La CEOE descarta que la economía española vaya a entrar en recesión, pero alerta de la escalada del IPC

Critica la ineficacia de las administraciones públicas y pide el abaratamiento de los costes laborales, así como una rebaja fiscal

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La patronal descartó hoy que la economía española se vaya a enfrentar a una recesión, pero constató que se encuentra en un proceso de "paulatina desaceleración" que hace más necesario controlar la reciente escalada del IPC.

Así lo puso de manifiesto el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, durante la celebración de la Asamblea General Extraordinaria de la organización, en la que se presentó el Plan Estratégico para la mejora de la competitividad de la economía durante el periodo 2008-2011.

"Nuestros problemas inmediatos se encuentran en la subida de los precios", señaló Díaz Ferrán antes de añadir que "todo parece indicar" que España seguirá manteniendo el diferencial de inflación con los socios comunitarios, lo que, unido al mayor crecimiento de los costes laborales unitarios, continuará erosionando la competitividad de la economía nacional.

Con todo, el presidente de la CEOE mostró la confianza de la patronal en la economía española y en su buen sistema financiero, y, en este sentido, aseguró que España seguirá creciendo por encima de la media europea. Sin embargo, también dejó patente la desconfianza de las empresas hacia las administraciones públicas, de las que dijó con rotundidad que "no son competitivas" por culpa, entre otras cuestiones, de un exceso de regulación.

Por ello, Díaz Ferrán solicitó una política, "por encima de posiciones partidistas y electoralistas", que termine en unas administraciones públicas "eficaces" y "rápidas". "No podemos seguir viendo a las administraciones públicas como un obstáculo a salvar, cuando deberían ser un colaborador necesario", aseveró.

Ante esta situación, la CEOE demandó "acciones urgentes" dirigidas a la externacionalización de la gestión de los servicios públicos, a la liberalización de los sectores que aún no lo están por completo, así como a la formación y cualificación de los trabajadores.

REDUCCIÓN DE COSTES LABORALES Y MENOS IMPUESTOS.

Por otro lado, la CEOE insistió hoy en que la mejora de la competitividad de las empresas españolas pasa también por una reducción de los costes laborales unitarios, así como por una rebaja de impuestos.

En el primer capítulo, la patronal apostó por una reducción de los costes laborales no salariales, así como por la "flexibilidad en las relaciones laborales", con el fin de dotar a las empresas de una mayor capacidad de adaptación al contexto económico.

Por otra parte, al tiempo que demandó una cultura preventiva respecto a los riesgos laborales por parte tanto de empresarios como de trabajadores, puso de manifiesto la necesidad de "trabajar más y mejor" ante el inicio de un nuevo ciclo económico, y, en este sentido, indicó que "las cifras de absentismo laboral no van en esta dirección".

En el plano fiscal, Díaz Ferrán insistió en la asociación de "menos impuestos, más actividad, más desarrollo y puestos de trabajo y, por consiguiente, mayor recaudación".

Por ello, instó al Gobierno a reducir los tipos del Impuesto de Sociedades, a suprimir los Impuestos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio, así como el de Actividades Económicas y, por el contrario, a dotar de "estabilidad y seguridad jurídica" las deducciones por inversión en I+D+i.

En el plano internacional, la preocupación de los empresarios se extiende en dos direcciones. En primer lugar, la organización solicitó una "efectiva promoción y defensa de las empresas en el exterior" y, en segundo, alertó de la pérdida de posiciones como "polo de atracción" de las inversiones extranjeras en los últimos años.

DEFENSA DE LA INDEPENDENCIA DE LA CEOE.

Por otro lado, Díaz Ferrán dedicó gran parte de su intervención en la Asamblea General Extraordinaria a defender la independencia de la organización que preside y su papel de referente, en medio de alusiones implícitas a las Cámaras de Comercio, con las que la CEOE rivaliza como cabeza visible del mundo empresarial.

En primer lugar, precisó que, para desarrollar el Plan Estratégico, la CEOE "debe seguir siendo, en España, el referente permanente y de vanguardia de representación y defensa de los empresarios". Además, señaló que la CEOE ha defendido siempre que "para tener condición de representativos, es necesaria la libertad de afiliación", frente a las Cámaras de Comercio, que obligan a sus socios a estar vinculados a la asociación.

Asimismo, el presidente de la patronal aprovechó para anunciar que la organización comenzará a celebrar anualmente una Conferencia Empresarial sobre el desarrollo del Plan Estratégico.

Por otro lado, la CEOE quiso dejar clara su posición de independencia de cara a las próximas elecciones generales de marzo y, por ello, constató su voluntad de "no entrar en el debate entre partidos". "Nuestro interés está en las ideas, las propuestas, los programas y la forma en la que pueden afectar a la actividad de la iniciativa privada en España", añadió.

Por último, Díaz Ferrán mostró su agradecimiento al ex presidente de la patronal, José María Cuevas, quien, en una breve intervención, llamó a establecer un marco político, económico y social propicio para el desarrollo de las empresas.

Además, puso sobre la mesa, como ejemplo a seguir, la República Popular China, donde la plenaria del Partido Comunista resolvió en 1997 que toda decisión del Gobierno debería cumplir con tres requisitos a la hora de poner en marcha cualquier medida: que contribuya a la mejora de la productividad, a la mejora de la vida de los ciudadanos y a la fortaleza del país.

El Plan Estratégico aprobado en la Asamblea de hoy será remitido a los Grupos Parlamentarios, a los gobiernos autonómicos, a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), así como a las centrales sindicales en busca de su colaboración, por lo que, desde la CEOE se remarcó que será "flexible" para adaptarlo a las circunstancias económicas y sociales.