15 de agosto de 2020
30 de mayo de 2008

Economía/Macro.- Felipe González insta a la UE a hacer reformas económicas para atajar su "dulce" decadencia

BARCELONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente del Gobierno Felipe González instó hoy a la Unión Europea (UE) y a sus 25 estados miembros a hacer las reformas económicas necesarias para hacer frente al hecho de que la UE "está decayendo", aunque dijo que este proceso se produce de manera "dulce".

En su intervención en las Jornadas del Cincuentenario del Círculo de Economía, el ex presidente consideró que Europa no logra afrontar la "revolución tecnológica". "Europa está pagando el precio de un extraordinario éxito en las décadas siguientes a la Segunda Guerra Mundial", cuando se produjo un gran crecimiento económico por un "modelo extraordinario exitoso", explicó.

Según él, los mecanismos que se establecieron entonces no son suficientes con las nuevas tecnologías y la globalización, con lo que la UE debe apostar por la revolución tecnológica, la innovación y el conocimiento.

En caso contario, González dijo que Europa tendrá dificultades para "sostener el Estado del Bienestar, que es el modelo del que presume". "Es imposible hablar del Estado del Bienestar con cantidad y calidad" y garantizar la "cohesión social" de la población "sin analizar la capacidad de financiación sostenible" de la economía europea, diagnosticó.

Lo contrario ocurre en Estados Unidos y los países emergentes, declaró González, quien consideró que la Unión no está haciendo los "deberes" que se impuso en la Estrategia de Lisboa de 2000, en la que establecían una serie de objetivos en desarrollo tecnológico, educación e innovación que tenían que alcanzarse en 2010 --ser la primera potencia mundial en estos ámbitos--, algo que, a su juicio, no se conseguirá.

ROMPER EL "CORPORATIVISMO" Y LAS RIGIDECES.

Propuso como solución romper el "corporativismo" entre clase política, empresarial y sindical que históricamente caracteriza a la economía europea durante los últimos años.

También apreció que hay una excesiva "rigidez corporativa que no se puede aguantar en una economía globalizada y flexible". Una situación que, afirmó, no sólo se limita a "las relaciones laborales e industriales", sino que también hay "poca movilidad ascendente y descendente en oportunidades empresariales".

"No vamos a competir por salarios baratos a pesar de los inmigrantes y jóvenes", señaló González, quien aseguró que Europa no es atractiva si se compite por el factor precio, ya que la renta por cápita asciende a 30.000 dólares.

Todo ello implica dejar de querer ser "una potencia industrial en sentido literal del término" y acabar con la concepción de que todos los jóvenes "quieren ser funcionarios de la mano de (Manuel) Chaves o (Emilio) Botín", declaró.