14 de octubre de 2019
22 de enero de 2009

Economía/Macro.- El IPC chino creció un 5,9% en 2008, alcanzando su mínimo en diciembre

PEKÍN, 22 Ene. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit) -

El Índice de Precios al Consumo (IPC) chino cerró el año 2008 con un crecimiento del 5,9%, aunque en diciembre se incrementó apenas un 1,2%, según los datos publicados hoy por el Departamento Nacional de Estadísticas. El IPC final en 2008 fue 1,1 puntos mayor del objetivo que se había marcado Pekín para el año.

La diferencia es casi irrelevante si se tiene en cuenta el máximo que llegó a alcanzar el índice a principios de año: el peor mes fue febrero, cuando el IPC escaló un 8,7% interanual, el crecimiento más alto en casi 12 años.

China comenzó a tener problemas para dominar su inflación, a mediados de 2007, cuando comenzaron a crecer los precios de los alimentos, y especialmente de la carne de cerdo.

El precio de la vivienda, mientras tanto, creció de media en 2008 un 6,5%, 1,1 puntos más que en 2007; en diciembre cayó un 0,4%.

Ahora, con el 1,1% de crecimiento del IPC de diciembre y el 2,4% registrado un mes antes, el país parece abocado, más bien, a una deflación. El Gobierno se ha marcado para 2009 un IPC máximo del 4%, objetivo que de momento parece que podrá registrar con holgura.

Según Peng Wensheng, jefe analista de Barclays Capital en China, es probable que la inflación siga cayendo en el país durante los próximos meses. "Puede que los precios incluso caigan en la primera mitad del año", dijo.

El analista argumenta que esta caída, sin embargo, no será negativa para la economía, sino todo lo contrario. La deflación "no es un problema, sino algo bueno. La caída de los precios puede estimular la demanda", reiteró.