17 de junio de 2019
  • Domingo, 16 de Junio
  • Viernes, 14 de Junio
  • 21 de octubre de 2008

    Economía/Macro.- Sarkozy cree que la cumbre sobre el sistema financiero debe limitarse al G-8, lo que excluiría a España

    ESTRASBURGO (FRANCIA), 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo hoy que los participantes de la cumbre impulsada por la Unión Europea para "refundar el capitalismo internacional", que se celebrará probablemente a mediados de noviembre en Nueva York, deberían ser únicamente los países del G-8 y las potencias emergentes del G-5 (China, India, Brasil, Sudáfrica y México), lo que excluiría al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha pedido estar en la reunión.

    "Lo más simple es que (los participantes) sean el G-8, que es incontestable, naturalmente con los rusos, al que convendría añadir al G-5 porque permitirá añadir sobre todo a India y China a este debate esencial", dijo Sarkozy en un discurso ante el pleno de la Eurocámara para presentar los resultados de la cumbre de la UE celebrada la semana pasada en Bruselas. Hasta ahora, el único líder europeo que ha pedido la participación de Zapatero en la cumbre internacional ha sido el primer ministro británico, Gordon Brown.

    El presidente francés reconoció que todavía no hay acuerdo sobre la lista de invitados y explicó en todo caso que antes de la conferencia internacional convocará una reunión de los líderes europeos para prepararla y lograr que "Europa hable con una sola voz y pueda hacerse oír".

    El objetivo de la UE en esta cumbre internacional debería ser, a juicio de Sarkozy, "aportar la idea de una refundación del capitalismo internacional". "Lo que ha pasado es la traición de los valores del capitalismo, no el cuestionamiento de la economía de mercado", aseguró.

    La refundación del capitalismo pasa, según el presidente francés, por hacer que "ninguna institución financiera pueda trabajar sin estar sometida a una regulación financiera" y por prohibir a los bancos que hayan recibido fondos públicos operar en paraísos fiscales. Sarkozy reclamó de nuevo que los sistemas de remuneración de los directivos "no empujen a tomar riesgos inconsiderados", que las reglas contables no contribuyan a agravar la situación que viven las empresas, y que se modifique el sistema monetario internacional.

    ÉXITO EN CALMAR A LOS MERCADOS

    Sarkozy resaltó ante los eurodiputados que el "gigantesco" plan de rescate bancario pactado por los países de la UE la semana pasada, que cifró en 1,8 billones de euros, "ha tenido éxito en calmar los mercados" y ha servido de inspiración para modificar el plan adoptado en Estados Unidos, que en su versión inicial "no funcionó".

    El presidente francés aseguró que la crisis financiera alcanzó una proporción "increíble" e "inverosímil" tras la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers. "El mundo descubrió que un banco puede quebrar", señaló. Admitió que construir una respuesta europea común no fue fácil porque "había análisis diferentes" en los Estados miembros, pero destacó que finalmente se ha encontrado una solución que consiste en "permitir a los bancos a hacer su trabajo, prestar".