20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 6 de julio de 2009

    Economía/Macro.- El sector servicios ha sumado un punto adicional al IPC durante la última década, según Funcas

    MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Los precios del sector servicios en España han presentado una "clara resistencia a la baja", lo que ha hecho que aporten un punto porcentual adicional al IPC durante la última década, según el último número de 'Papeles de Economía Española' de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

    Tres son las causas principales y simultáneas que explican este empuje inflacionista de los servicios: la alta velocidad de los precios en España con la incorporación al euro, los mecanismos de negociación salarial en el sector y el bajo crecimiento de la productividad, especialmente en los servicios al consumidor.

    Por ramas, Funcas precisa que algunas, como parte de los transportes, las actividades financieras y algunos servicios a empresas mantienen unos niveles de productividad comparables a la de los mejores sectores manufactureros, gracias a las mejoras tecnológicas y a las mayores inversiones de capital.

    Por el contrario, otros servicios, entre los que se incluyen todos los de carácter personal y otras ramas como el comercio, la hostelería y restauración, los servicios a empresas de limpieza o vigilancia, la educación o la sanidad, sólo crecen a medida que se incorporan más personas a su producción.

    "Eso tiene como resultado favorable una elevada creación de empleo, pero su contrapartida son unos reducidos valores en términos de incremento de la productividad", añade el estudio.

    De cara al Futuro, Funcas identifica una serie de retos a los que se enfrentará el sector servicios, empezando por el proceso de desregulación que debería ponerse en práctica a raíz de las transposición de la Directiva comunitaria de Servicios a la legislación española.

    Además, indica que los servicios deberán ser generadores de innovaciones, como sucede en los países más avanzados. Por último, el estudio apunta, en grado de "exigencia", que la organización del Estado en comunidades autónomas no debe dar lugar a "legislaciones, normas y reglamentos que impliquen una rotura del mercado nacional, como ha ocurrido de forma creciente los últimos años".