20 de agosto de 2019
2 de febrero de 2009

Economía/Macro.- Senadores republicanos piden cambios en el nuevo plan de rescate económico de Obama para votar a favor

WASHINGTON, 2 Feb. (Reuters/EP) -

Varios importantes senadores republicanos advirtieron ayer que es improbable que su partido apoye el plan de estímulo económico del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, si no se le hacen cambios para reducir gastos y asegurar que refuerce a la débil economía.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, afirmó que duda que el plan de estímulo sea aprobado por el Senado en su forma actual, explicando que el proyecto de ley debe "poner la proa hacia la meta inmediatamente", con un foco específico en el sector de la vivienda y la baja de impuestos. "Si vamos a gastar debe ser oportuno, temporal y dirigido", declaró en el programa "Face the Nation" del canal de televisión CBS.

El senador por Kentucky abogó por reparar "en la vivienda primero", ya que "ahí es donde comenzó todo", en referencia a una recesión que fue generada por el desplome del sector inmobiliario del país y que ha extendido el pesimismo económico por todo el mundo y ha costado millones de empleos en Estados Unidos.

Se prevé que el Senado ingrese el proyecto demócrata esta semana, después de que la Cámara de Representantes aprobara un plan más pequeño de 825.000 millones de dólares la semana pasada sin el apoyo republicano. El Congreso debe apresurarse para cumplir con el plazo límite que impuso Obama, que pretende que la ley entre en vigencia a mediados de febrero, para apuntalar a una economía sumida en una recesión de trece meses.

Algunos de los proyectos polémicos del enorme paquete de estímulo económico son considerados como valiosas monedas de cambio para ganar el apoyo de los escépticos republicanos.

El influyente senador demócrata Richard Durbin, de Illinois y 'número dos' de su partido en la Cámara alta, expresó que su partido está abierto a las enmiendas republicanas al plan de estímulo. "Les hemos dicho que estamos abiertos a esto. Vengan con sus ideas, si quieren hacer cambios y ofrecer enmiendas", desveló Durbin en "Fox News Sunday".

Los demócratas ahora controlan 58 escaños en el Senado pero, según las normas, requieren 60 votos para conseguir la luz verde y evitar los obstáculos procedimentales que pueden enarbolar los republicanos.

¿SE NECESITAN GRANDES CAMBIOS?

Otro importante republicano, el senador Jon Kyl de Arizona, aseguró ayer que el apoyo de su partido al plan de estímulo del presidente se está debilitando y que se necesitan "importantes cambios estructurales" para lograr su apoyo. "Tiene que partir desde el principio y reconstruir esto", expresó Kyl, 'número dos' del Partido Republicano en el Senado, en el programa televisivo "Fox News Sunday".

También afirmó que con el proyecto, cuyo coste será de aproximadamente 900.000 millones de dólares (más de 707.000 millones de euros), "se pierde un montón de dinero". Kyl abordó algunos puntos del paquete que incluyen una rebaja tributaria de 500 dólares (unos 393 euros), la creación de decenas de nuevos programas gubernamentales y la transferencia de fondos a los estados.

Los republicanos no quieren retrasar el plan de estímulo, pero demandan "grandes reformas que lo redirijan" para que se centre en el colapso de la industria inmobiliaria y las rebajas de impuestos, comentó Kyl.