7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 6 de julio de 2009

    Economía/Macro.- Solbes cree que en Europa la caída de la actividad económica empieza a "ralentizarse"

    BILBAO, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El ex ministro de Economía y Hacienda Pedro Solbes afirmó hoy que en Europa la caída de la actividad económica empieza a "ralentizarse" y algunos indicadores van "menos mal". No obstante, consideró que la crisis económica "no ha terminado".

    En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Solbes aseguró que, al hablar de brotes verdes, lo que se quiere decir es que la caída "tan espectacular" que se ha visto en la actividad económica, "de alguna forma, empieza a ralentizarse, empieza a caer más lentamente".

    En su opinión, ese fenómeno también "se está viendo en Europa" y, según Solbes, indicadores como los de confianza de los consumidores o de producción industrial van "menos mal". "La segunda derivada es positiva, eso es bueno porque es el principio de que las cosas vayan mejor", señaló.

    No obstante, manifestó que sacar la conclusión de que ya está "todo terminado" y que la crisis "ha terminado" es una posición "excesivamente optimista".

    El ex vicepresidente aseguró que "la intensidad y la importancia" de la crisis tomó a todos "desprevenidos" y agregó que, en la primera "reacción", hubo disparidad de actuaciones en Europa, pero se intentó, posteriormente, "homogeneizar" las medidas para hacer frente a la coyuntura.

    "Al final, las medidas fundamentales están encima de la mesa y son compartidas, hay que llevar a cabo un cierto impulso fiscal, hay que sanear las economías mediante las medidas estructurales necesarias, sobre todo, hay que sanear el sistema financiero y hay que prepararse el futuro", añadió. Solbes manifestó que todos estos elementos van a ser "más conjuntos", aunque "no exactamente uniformes".

    COMPLEJAS

    Además, recomendó "rehacer" el sistema financiero, una labor que constituye una de las "cosas más complejas" que existen porque se "habla de tal cantidad de cosas" que lo que hace "falta" es poner en marcha una serie de procedimientos.

    Preguntado por si comparte las declaraciones del comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, a favor de una reforma laboral en España pero sin abaratar el despido, Solbes no quiso entrar "en temas españoles" y señaló que cada país tiene que analizar cuáles son "sus debilidades y problemas" y dónde tiene las "mayores dificultades de cara al futuro". "Ahí es dónde tendrá que prestar especial atención y España lógicamente tiene una serie de problemas que están bastante claros", agregó.

    Solbes afirmó que en Europa la crisis institucional y la económica son dos temas "radicalmente diferentes", aunque han "coincidido". "Ni la crisis institucional está en el origen de la económica, ni la económica tiene nada que ver con la institucional; la institucional es consecuencia de la propia vida de la Unión, la Unión va creciendo, el traje se le va quedando estrecho, crece tanto en competencias como en dimensión", agregó.

    El ex ministro, quien señaló que hay que "repensar las cosas", manifestó que todo ello coincide con una crisis económica "fuerte". Solbes cree que Europa ha "protegido", sobre todo, a los países del euro, pero afirmó que también se generan "tensiones". A su juicio, el euro va a seguir jugando un "papel muy importante".