22 de marzo de 2019
  • Jueves, 21 de Marzo
  • 17 de noviembre de 2008

    Economía.- Obama se centrará en recuperar la economía sin fijarse en el déficit hasta dentro de dos años

    CHICAGO, 17 Nov. (Reuters/EP) -

    El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, declaró ayer en una entrevista televisiva que el Gobierno de su país no deberá preocuparse por el déficit público en los próximos dos años, sino por tratar de impulsar su renqueante economía.

    Obama, demócrata que el próximo 20 de enero tomará el cargo que ostenta el actual presidente, el republicano George W. Bush, aseguró que los economistas de ambos partidos han alcanzado un consenso en este punto, ya que todos apoyan medidas caras para evitar una profunda recesión.

    "El consenso es este, que hemos de hacer lo que sea para conseguir que la economía se mueva otra vez. Vamos a tener que gastarnos dinero ahora para estimularla", explicó Obama en el programa 60 Minutes de la cadena de televisión CBS. Además, afirmó que el consenso alcanzado dice que no deben "preocuparse por el déficit del año que viene o incluso del siguiente", ya que "en ese corto periodo, la cosa más importante es evitar ahondar la recesión".

    Durante su campaña presidencial, Obama prometió financiar todas sus propuestas políticas, pero la gravedad de la caída económica ha hecho que cuadrar las cuentas presupuestarias ya no sea una prioridad, pues el Gobierno se centrará en tomar medidas para estimular el crecimiento económico.

    Obama siguió comentando la coyuntura actual de crisis financiera y aseguró que ésta se ha visto aliviada por el proyecto de ley para aplicar una medida de rescate por valor de 700.000 millones de dólares (más de 558.000 millones de euros) aprobada por el Congreso de Estados Unidos, a pesar de que los 300.000 millones de dólares (más de 239.000 millones de euros) ya invertidos no hayan tenido efectos positivos visibles.

    "Creo que una manera de verlo es que las cosas podrían haber ido peor. Me refiero a que podríamos haber visto muchas más quiebras de bancos en los últimos meses", explicó Obama, que opinó que "parte de lo que hay que medir es lo que no pasó y no lo que ha pasado".

    Obama, que se ha puesto como uno de los objetivos principales cuando llegue a la Casa Blanca la recuperación de la política energética estadounidense, advirtió de que el descenso en el precio de la gasolina no hace que el problema sea menos crítico. "Los precios de la gasolina suben y todos entran en un frenesí de actividad, mientras que cuando bajan de pronto actuamos como si no fuera importante", se quejó. Por último, opinó que como consecuencia de esta actitud "nunca hacemos progresos" y abogó por "romper la tradición".