12 de julio de 2020
21 de septiembre de 2017

La eficiencia de las instituciones alza a España entre los países de la eurozona con mayor reducción del paro

La eficiencia de las instituciones alza a España entre los países de la eurozona con mayor reducción del paro
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La disposición de una estructura y de instituciones económicas eficientes, incluida la normativa sobre los mercados de productos y de trabajo, posiciona a España entre los cinco únicos países de la eurozona en los que está teniendo lugar un episodio de reducción significativa de desempleo, según se desprende del último Boletín Económico del Banco Central Europeo (BCE).

Según los criterios establecidos por la entidad, España, Irlanda, Chipre, Portugal y Eslovaquia son los únicos Estados miembros de la zona euro que actualmente están experimentando una acentuada recuperación seguida de "abundante" creación de empleo.

Antes de protagonizar el actual episodio de reducción sustancial del desempleo, que se inició en 2013 y continúa actualmente, España vivió otro capítulo con estas características entre 1996 y 2001, coincidiendo con un periodo de máxima intensidad de reformas en los mercados de trabajo y productos debido a la elevada tasa de paro, pero fundamentalmente también por la introducción del euro.

En este sentido, el BCE explica que la principal característica de los países en los que se producen tales reducciones de desempleo es la existencia de unas estructuras e instituciones económicas eficientes, es decir, cuando las condiciones estructurales, incluida la normativa sobre los mercados de productos y de trabajo, así como la calidad general de las instituciones, son sólidas.

No obstante, antes de iniciarse el periodo de reducción significativa de paro, el país sufre una ralentización generalizada de su economía, ya que suele coincidir con una considerable atonía de la actividad. Así, los salarios en términos reales se moderan "sensiblemente" y prácticamente no aumentan hasta transcurridos tres años desde el comienzo del episodio.

El Producto Interior Bruto (PIB), por su parte, disminuye "notablemente" en los dos años anteriores al inicio de la reducción del paro, pero avanza de forma "considerable" durante el periodo de disminución. Asimismo, señala la existencia de un contexto de condiciones cíclicas favorables y de políticas salariales responsables.

REFORMAS ESTRUCTURALES DE 2012

Desde el estallido de la crisis, los responsables de la política económica de la eurozona han reiterado constantemente la importancia de la aplicación de reformas estructurales, al justificar que se trata de un medio para incrementar la tasa de crecimiento potencial de la economía de un país y reforzar su capacidad de resistencia.

En España, el Gobierno presidido por Mariano Rajoy, emprendió numerosas reformas estructurales en 2012 tras los desequilibrios acumulados en la economía y las deficiencias que, fundamentalmente, intentaron reajustarse absorbiendo el empleo.

El Ejecutivo señaló entonces que había puesto en marcha una estrategia económica "orientada a la disciplina fiscal y recuperación de la flexibilidad y competitividad de la economía (...) así como para dotar a la economía de una estructura más eficiente y flexible y liberarla de todos aquellos elementos que lastran el crecimiento", según se desprende del Programa Nacional de Reformas de 2012.

En este sentido, el BCE ha realizado una encuesta a líderes empresarios de la eurozona, y señala que los encuestados destacaron particularmente las reformas españolas al señalar que "han aumentado la flexibilidad laboral".

Más de un tercio de las empresas dijo que las reformas habían tenido un impacto positivo en la inversión, incrementando el porcentaje de la inversión total destinado a la investigación y desarrollo y, de este modo, mejorando el apoyo a la innovación.

Al mismo tiempo, más del 40% consideró que las reformas habían favorecido el crecimiento de la productividad, y casi el 40% señaló que habían contribuido a un mayor avance del empleo reduciendo los riesgos, pero sobre todo los costes, asociados a la contratación e incrementando la flexibilidad salarial.

Sin embargo, al ser preguntados por las necesidades de reformas actuales, las empresas subrayaron de forma sistemática, y a nivel general en toda la eurozona, que el mercado de trabajo era el ámbito en el que la adopción de nuevas medidas resultaba más urgente.

Así, los empresarios piden más reformas encaminadas a potenciar la flexibilidad de la mano de obra, y reclaman un horario laboral más flexible, un uso más fácil de los contratos temporales y una legislación sobre protección de empleo menos restrictiva.

Para leer más