16 de junio de 2019
  • Viernes, 14 de Junio
  • 4 de octubre de 2016

    EuropeG duda de la solidez de la recuperación de España por la "abultada" deuda externa

    EuropeG duda de la solidez de la recuperación económica de España por la "abultada" deuda externa

    MADRID, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El 'think tank' EuropeG, liderado por el catedrático de Economía y exconsejero de la Generalitat de Cataluña Antoni Castells, advierte de que el crecimiento del PIB y la creación de empleo que está experimentando la economía española no apuntalan una salida sólida de la crisis económica, ya que todavía España debe hacer frente a "importantes debilidades" como es la reconducción de su "abultada" deuda exterior neta.

    En su último documento titulado 'Recuperación y persistencia de fragilidades: deuda interna y sector exterior en España 2013-2016', EuropeG recuerda que la deuda exterior neta se sitúa en el 90% del PIB y los pasivos exteriores exigibles alcanzan los 1,7 billones de euros.

    El texto, que ha sido presentado por el director de EuropeG, Antoni Castells, junto con los profesores fundadores del 'think tank' Josep Oliver, Emilio Ontiveros, Martí Parellada y Gemma García, concluye que el "principal reto" que afronta la economía española es el de la reconducción de su deuda exterior neta y también la reducción de los pasivos exigibles, dado que la primera alcanza el 90% del PIB, lejos del 35% que exige la Comisión Europea.

    En cuanto a los pasivos exigibles, destaca que un volumen de 1,7 billones de euros como el que tiene España precisa de una continua refinanciación en un rango que oscila entre los 200.000 y 300.000 millones de euros al año. "España continúa expuesta a cambios de la confianza exterior sobre nuestra capacidad de pago", subraya el documento.

    En este sentido, Josep Oliver, autor del estudio, advirtió de que ante "cualquier chispa" que pueda provocar que los "vientos de cola" que ahora sustentan la recuperación desaparezcan, España puede volver a tener "importantes dificultades". A su juicio, es una "insensatez" no aprovechar la actual reducción de tipos de interés para reducir la deuda porque el BCE no va a financiar a España constantemente.

    En el ámbito interno, las necesidades de desapalancamiento de los sectores privados no financieros pueden estimarse, por su parte, en un rango de entre el 20% y el 30% del PIB, mientras que los niveles de deuda del sector público se alejan cada vez más del objetivo del 60% del PIB que marca la UE.

    "Ambos endeudamientos mostraron su relevancia en el duro episodio de súbita parada y reversión de las entradas de capital que tuvo lugar entre verano de 2011 y otoño de 2012. Entonces, el país quedó en una situación comprometida, incapaz, sin ayuda exterior, de hacer frente a la sangría de capitales", subrayaron los responsables de EuropeG.

    POLÍTICA MONETARIA DEL BCE.

    En este sentido, afirman que sin la política de estabilización y de reformas estructurales, "con sus efectos contractivos sobre el crecimiento a corto plazo", no hubiera sido posible restaurar la confianza y, con ella, el flujo de capitales preciso para la refinanciación exterior.

    A pesar de que admiten que en los últimos años se han reconducido algunos de los "desequilibrios más problemáticos" de la economía española y otros están en la dirección adecuada para situarlos en valores aceptables, atribuyen parte de estas correcciones al contexto exterior en el que ha tenido lugar esta mejora.

    Así, entre los "vientos de cola procedentes del exterior", destacan la política monetaria que, además de permitir una fácil financiación de la abultada deuda (interna y externa), ha "aislado" a España de tensiones externas, que no han estado ausentes del panorama internacional.

    "El BCE ha tenido éxito en aislar a España de turbulencias exteriores", reconoce EuropeG, que indica que incluso con esa capacidad, las primas de riesgo, que habían alcanzado un mínimo en torno a los 100 puntos básicos en enero de 2015, han vuelto a repuntar y, tras el 'Brexit', llegaron a alcanzar transitoriamente los 190 puntos. "Un recordatorio de los límites que tiene la política monetaria", indica.

    Para los responsables de EuropeG, la política fiscal expansiva de los últimos tiempos también ayuda a comprender la mejora observada desde 2014, ya que el aumento del déficit apenas ha presionado sobre los costes de financiación de España por la "agresiva" política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), que desde que comenzó su compra de activos en marzo de 2015 ha adquirido más de 80.000 millones de bonos públicos, a los que se han sumado compras de deuda privada en los últimos meses.

    "Unas condiciones de financiación internas y externas insólitamente favorables, a lo que hay que sumar los efectos de la política del BCE sobre el tipo de cambio y unos precios del petróleo no vistos desde hace una década. Este conjunto de factores ayuda a comprender parte de la mejora experimentada los últimos tres años. Pero, al mismo tiempo, muestra los límites del crecimiento actual", aseguran desde EuropeG.

    Los autores destacan, por tanto, que España está saliendo de la recesión pero vuelve a pivotar su crecimiento sobre la demanda interna, mientras el sector exterior se desinfla, algo que es "muy preocupante" teniendo en cuenta el importante volumen de deuda externa que acumula la economía española.

    CRECIMIENTO BASADO EN LA DEMANDA EXTERNA.

    "El meollo de la cuestión consiste en conseguir un crecimiento económico basado en la demanda externa", subrayó Oliver, quien indicó que, de lo contrario, España puede volver a estar en el "ojo del huracán". En este sentido, el catedrático de Economía no se mostró partidario de un aumento importante de los salarios ni de las pensiones "porque no hay que añadir más presión a la demanda interna, que ya tiene bastante".

    En su opinión, en este momento, en el que la demanda nacional vuelve a tomar el relevo del crecimiento en detrimento del sector exterior, no hay que poner el acento en "alegrías internas" y en mejorar el nivel de vida con subidas salariales, sino mejorar la productividad y consolidar la mejora producida en las exportaciones españolas. "Me preocupa una demanda interna desbocada", subrayó.

    El 'think tank' EuropeG nace el año 2011 en el marco de la Fundación Institut d'Economia de Barcelona (IEB) con vocación de contribuir a la creación y divulgación de opinión cualificada sobre temas que sean considerados especialmente relevantes en el ámbito de la economía y la orientación de la política económica en España y Europa.