25 de junio de 2019
13 de julio de 2016

Las expectativas de consumo se mantienen en España, mientras las económicas siguen cayendo

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las expectativas de consumo han mejorado ligeramente en España durante el segundo trimestre del año, con una subida de un punto frente al cierre del trimestre anterior y de cuatro puntos desde junio del año pasado, pero en cambio han empeorado las expectativas económicas, que han seguido bajando entre abril y junio, según el estudio Gfk Clima de Consumo Europeo.

Tras liderar este indicador durante todo 2015, España se sitúa en junio 2016 en los 17 puntos positivos, y comparte la cuarta posición, entre los 15 países analizados, con Polonia y Portugal. Algo que dada la historia reciente, sigue siendo "alentador", ya que denota una "visión positiva" con respecto al desempeño económico del país en el futuro próximo, según Gfk.

Respecto a las expectativas de consumo, en España han alcanzado los -8 puntos, una "tímida" subida de tan sólo un punto frente al cierre del trimestre anterior, y cuatro desde junio del año pasado. Asimismo, y a pesar de que los valores negativos vuelven a indicar que en España los hogares todavía no pueden permitirse gastos más allá de las necesidades básicas, destaca la independencia que muestra este indicador respecto al de expectativas económicas cuando antes solían ir de la mano, según indica GfK.

El estudio ha analizado en los últimos meses la brecha entre las percepciones de los españoles con respecto a la economía del país, frente a la de sus propios hogares. Durante los últimos trimestres de 2015 esta distancia se fue ampliando, hasta llegar a los 59 puntos en diciembre de ese año.

A finales del primer trimestre de 2016 ya se observó por primera vez un recorte de 28 puntos en la distancia entre ambos indicadores, hasta ubicarse en 31 puntos. En junio de 2016 se ha reducido de nuevo, hasta alcanzar los 25 puntos. Para GfK, esta "paradoja" entre lo macro y lo micro en España, que muy poco a poco se acorta, habla de la "confianza contenida" en el país y sus posibilidades, pero al mismo tiempo muestra que la austeridad se mantendrá a corto plazo.

CAEN LAS EXPECTATIVAS DE INGRESOS.

Por otra parte, las expectativas de ingresos de los hogares españoles también cayeron durante el período abril-junio de 2016 y bajaron dos puntos. Este descenso es menor al experimentado al cierre del trimestre anterior, cuando bajó 16 puntos. Al mes de junio, el indicador se sitúa en 13 puntos positivos, lo que coloca a España en la novena posición entre los países analizados.

Por otro lado, Gfk llevó a cabo inmediatamente después de la consulta en Reino Unido en torno a la permanencia o no en la Unión Europea una medición extraordinaria entre el 30 de junio y el 5 de julio, con el objetivo de pulsar el ánimo de la población. Los resultados ponen de manifiesto la preocupación de los consultados sobre las perspectivas económicas del país. Seis de cada 10 (60%) esperan que la situación económica general empeore en los próximos 12 meses, frente al 46% registrado en junio. Solo el 20% de los entrevistados espera una mejoría, siete puntos porcentuales por debajo del 27% obtenido el mes anterior.