25 de noviembre de 2020
22 de noviembre de 2017

Fedea dice que el importe del cupo vasco se fija por criterios políticos y no por las cargas reales del Estado

Ángel de la Fuente apuesta por que las diputaciones forales contribuyan a los fondos de nivelación interterritorial

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), Ángel de la Fuente, ha pedido una revisión "en profundidad" del cálculo del cupo vasco, dado que actualmente el importe del mismo es "fruto directo de un pacto político, que después se viste con el ropaje de la Ley del Concierto", y se ajusta la valoración de las cargas del Estado no asumidas "de la forma que sea necesaria" para llegar a la cantidad final pactada.

Así lo pone de manifiesto De la Fuente en un análisis publicado por Fedea, coincidiendo con la tramitación en el Congreso de los Diputados, por vía de urgencia y en lectura única, del proyecto de ley del cupo vasco para el quinquenio 2017-2021.

Según el economista especializado en financiación autonómica y local, el diseño del sistema del cupo en sí no es el problema, sino la forma en la que se aplica en la práctica, con resultados "extremadamente ventajosos" para los territorios forales, que disfrutan gracias a ello de niveles de financiación por habitante, ajustados a competencias homogéneas, "muy superiores" a los del resto de las comunidades autónomas.

En su opinión, ello se debe fundamentalmente a la "infravaloración" de las competencias estatales no transferidas al País Vasco, entre las que juega un papel importante la nivelación interterritorial (las transferencias para equipar el nivel de renta entre comunidades) y la utilización en el cálculo del ajuste del IVA de valores "enormemente desfasados" de los coeficientes que recogen el peso del País Vasco en el consumo nacional y en la base del impuesto.

De la Fuente destaca que el ajuste a consumo del IVA (se calcula el IVA pagado y consumido en el País Vasco) en la práctica "poco o nada tiene que ver con la distribución real del consumo y la producción entre el País Vasco y el resto de España.

Así las cosas, la nueva ley del cupo que acaba de aprobar el Gobierno para el quinquenio 2017-2021 no introduce novedades en lo esencial con respecto al cupo anterior, según el análisis de De la Fuente, y da como resultado un cupo líquido a pagar por el País Vasco de 265 millones de euros menos en relación a 2007.

VALORACIÓN DE LAS COMPETENCIAS DEL ESTADO

A pesar de que la valoración de las competencias del Estado en el País Vasco se ha elevado considerablemente respecto al cupo anterior (si sólo se tiene en cuenta esta variable el nuevo cupo debería ser de 1.800 millones de euros más), como consecuencia del incremento del déficit del Estado en este periodo, queda prácticamente compensado este mayor importe por el aumento en la valoración de las cargas no asumidas, dejando el cupo corregido por déficit prácticamente igual en ambos años.

Por todo ello, De la Fuente dice que la manera actual de aplicar la ley del cupo "no es la mejor forma de avanzar hacia un diseño coherente y equitativo" del modelo de financiación territorial, por lo que aboga por una revisión en profundidad de la forma en la que se aplica el cupo para ir adecuando su cálculo y el del IVA a los criterios que fija la propia Ley del Concierto, "que hasta ahora se ha ignorado en la práctica".

En concreto, aboga por que las instituciones vascas también financien una de las cargas del Estado que ahora no asumen, como es la nivelación interterritorial, dado que las autonomías forales tienen un peso muy elevado en el gasto público. También apuesta por que el modelo actual tenga en cuenta el ciclo económico y se pueda recalcular cada año la corrección por déficit con los datos reales de saldo presupuestario primario de cada ejercicio.