24 de junio de 2019
26 de octubre de 2016

El Gobierno remitirá a las cámaras el techo de gasto y los objetivos de déficit y deuda en los próximos días

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este miércoles que si resulta investido, el nuevo Ejecutivo remitirá "en los próximos días" a las cámaras los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública, así como el límite de gasto no financiero del Estado.

Así lo ha señalado el candidato nombrado por el Rey durante su intervención en la primera sesión del debate de investidura, en la que ha avanzado que si consigue la confianza del Parlamento y resulta investido, el nuevo Ejecutivo que se conforme remitirá los objetivos de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto al Congreso y al Senado en los próximos días.

Dado que la segunda votación del debate de investidura está convocada para el sábado por la tarde, cuando previsiblemente Rajoy obtenga el respaldo del Congreso y resulte investido presidente, el nuevo Ejecutivo no remitirá antes de la próxima semana el techo de gasto y los objetivos de déficit y deuda pública a ambas cámaras.

En el borrador presupuestario que el Gobierno en funciones remitió el pasado 15 de octubre a Bruselas, el Ejecutivo se comprometía a adoptar algunas medidas para asegurar el cumplimiento del objetivo de déficit de este año (4,6%) y registrar un déficit del 3,6% en 2017, cinco décimas por encima de lo comprometido con la Comisión Europea.

En detalle, el escenario que estima el Gobierno es de un déficit del 4,6% para este año, distribuido entre el Estado (26%), las administraciones territoriales (0,3%) y la Seguridad Social, cuyo desajuste entre ingresos y gastos alcanzaría el 1,7%, lo que supone seis décimas de lo previsto anteriormente y un déficit récord de entorno a 18.000 millones de euros.

La previsión para el año que viene es que el déficit de la Seguridad Social disminuya en algo más de 3.000 millones, hasta el 1,4%, lo que junto a la bajada del déficit en el Estado (2,1%) y las administraciones territoriales (0,1%) situaría el déficit de España en el 3,6%, a falta del ajuste de 5.000 millones a realizar por el próximo Gobierno para alcanzar el umbral del 3,1% comprometido.

Para poder cumplir el objetivo del déficit del 3,1% en 2017, y a expensas del ajuste de unos 5.500 millones pendiente de realizar por el nuevo Gobierno, el Ejecutivo en funciones se ha comprometido con Bruselas a prorrogar el Impuesto de Patrimonio y a la posibilidad de aplicar subidas en el IBI, medidas que se suman al adelanto del pago fraccionado del Impuesto de Sociedades ya aprobado.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, y el comisario de Asuntos Económicos y Fiscales, el francés Pierre Moscovici, enviaron ayer por la tarde una carta al Gobierno español en la que le piden nuevas "garantías en los próximos días" de que habrá un nuevo Presupuesto "lo antes posible" y que contendrá las medidas necesarias para reducir el déficit público.

LA "OBLIGACIÓN" DE CUMPLIR CON BRUSELAS

Rajoy ha subrayado que las cuentas del Estado son "la pieza clave de la política económica" de España, ya que determinan el destino del 43% de la riqueza que genera el país cada año.

Asimismo, ha recordado que tiene la "obligación" de velar por el cumplimiento de los objetivos pactados con Bruselas y de controlar el déficit público, ya que "es lo mejor para España", especialmente después de haber conocido "lo peor de sus consecuencias".

"La estabilidad presupuestaria debe ser un compromiso que se respete desde el Gobierno", ha apostillado Rajoy, quien ha remarcado la importancia de que el resto del Parlamento contribuya también a acordar medidas encaminadas a cuadrar las cuentas.

Así, ha insistido en la urgencia de que España cumpla "cuanto antes" sus compromisos con Europa "para atender mejor los compromisos con los ciudadanos", en especial los "más urgentes", como son el crecimiento económico y la creación de empleo.

"En esto está el bien común. Esta es una responsabilidad compartida, no se entendería bien que alguien pretenda volverle la espalda o desee obstaculizarla", ha manifestado.