26 de noviembre de 2020
22 de noviembre de 2017

Guindos ve una "buena noticia" el aval de Bruselas al plan presupuestario y ve "lógico" que avise de Cataluña

Guindos ve una "buena noticia" el aval de Bruselas al plan presupuestario y ve "lógico" que avise de Cataluña
EUROPA PRESS

Afirma que el objetivo del 3,1% de este año se cumplirá "con holgura" y que no debería haber "dificultades" para la meta del 2,2% en 2018

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha calificado este miércoles de "buenas noticias" el visto bueno de Bruselas al plan presupuestario de 2018 del Gobierno, y ha dicho ver "lógico" que la Comisión Europea advierta sobre la incertidumbre de la crisis política en Cataluña, si bien ha asegurado que se cumplirá "con holgura" el déficit del 3,1% comprometido para este año y que no deberían de haber "dificultades" para que se alcance la meta del 2,2% en 2018.

En declaraciones a los periodistas antes de clausurar el acto 'El futuro de Europa', organizado por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), De Guindos ha celebrado que Bruselas haya dado el "visto bueno" al plan presupuestario del Gobierno, ya que España ha realizado un ajuste "muy importante" del déficit público, de forma que se cumplirá "con holgura" el objetivo de déficit público del 3,1% del PIB de este año y el año que viene estará "claramente" por debajo del 3%.

"Son buenas noticias, es un indicador adicional de la normalización de la economía española", ha subrayado De Guindos sobre la validación del plan presupuestario, recordando que España acumula tres años con crecimientos superiores al 3% y una creación "muy intensa" de empleo, del orden de 500.000 empleos anuales, con una corrección de "todos los desequilibrios", un sector exterior que aporta crecimiento y unas exportaciones "claramente" por encima del alza del comercio internacional.

"Los datos de cumplimiento del déficit público, de reducción y consolidación de las cuentas públicas son muy positivos", ha enfatizado. No obstante, ve "lógico" que Bruselas haya advertido del impacto de la incertidumbre derivada de la crisis política en Cataluña, ya que "lo que ha pasado en Cataluña es muy grave y ha tenido un impacto muy importante en el ámbito económico", especialmente en Cataluña, por lo que "es lógico que la CE lo coloque y ubique como factor de incertidumbre".

DÉFICIT DEL 2,2% EN 2018

En cualquier caso, De Guindos se ha mostrado "optimista" sobre el futuro de la evolución económica, por lo que, aún reconociendo un impacto económico del desafío independentista en Cataluña en el cuarto trimestre, considera que las medidas tomadas por el Gobierno (artículo 155 y convocatoria de elecciones) van a llevar a "la normalización de la vida política y la convivencia" en la región, lo que se reflejará "positivamente" en la evolución económica.

De hecho, considera que "no deberían existir dificultades" para que el déficit se acerque al 2,2% y se cumpla con el objetivo en 2018 cuando definitivamente se mande el nuevo plan presupuestario, en el momento en el que se cuente con un proyecto de Presupuestos a negociar en las Cortes.

El Gobierno elevó en una décima, hasta el 2,3% del PIB, su previsión de déficit público para 2018 recogida en el plan presupuestario remitido a Bruselas a mediados de octubre, al calcular un impacto de 5.000 millones de euros por la situación política en Cataluña.

Bruselas estima que España crecerá al 3,1% este año, al 2,5% el que viene y al 2,1% en 2019, con un déficit público del 3,1%, del 2,4% y del 1,7%, respectivamente.

Según De Guindos, hay una "inercia" de la economía que va a entrar en el año 2018 con un crecimiento de en torno al 3%, lo que tiene un efecto positivo desde el punto vista de los ingresos tributarios, y contribuirá a conseguir unos ahorros de intereses de más de 2.000 millones en relación a lo inicialmente presupuestado.

"ACELERACIÓN" EN ESPAÑA Y "DESACELERACIÓN" EN CATALUÑA

Respecto al retroceso de los pedidos industriales en Barcelona frente al repunte en Madrid, De Guindos ha repasado la "batería de indicadores" con datos "muy positivos para el conjunto de España", como el alza del 10% de la cifra de negocios industrial, las "muy fuertes" entradas de pedidos y el crecimiento del 6% del sector servicios.

"Eso indica que el tercer trimestre del año ha ido de menos a más, ha habido una aceleración del crecimiento", ha remarcado De Guindos, quien ha recordado que el INE ratificará el día 30 el crecimiento del 0,8% en el tercer trimestre, y se podrán ver las distintas variables.

El ministro ha apuntado que no se basa únicamente en el dato "muy particular y específico" de un mes, como el de los pedidos industriales, pero cree "se va a notar una desaceleración de los indicadores de consumo e inversión en Cataluña", pero en el resto de España "sigue fuerte", por lo que se cumplirá la previsión de crecimiento del 3,1% para este año.

Preguntado sobre las posibles inversiones en el sector automovilístico en la Zona Franca de Cataluña, De Guindos ha indicado que se está analizando la evolución de la "normalización" y se ha mostrado "convencido" de que Cataluña "sigue siendo una comunidad extremadamente atractiva para las inversiones extranjeras".

LA NORMALIDAD EN CATALUÑA FACILITARÁ LOS PGE

El titular de Economía se ha mostrado "convencido" de que la crisis política en Cataluña se va a reconducir, por lo que espera que no se cumpla el escenario previsto por el Gobierno de una desaceleración de cinco décimas del PIB a nivel nacional en 2018, sino que las elecciones del 21 de diciembre traigan un "entorno de tranquilidad" y permitan que la economía española crezca "muy parecido" a este año y se supere "definitivamente" ese "elemento de incertidumbre".

Así, espera que se logre en Cataluña un "escenario de vuelta a la normalidad democrática, de respeto de la Constitución, del Estatuto de Autonomía y que el proceso soberanista llegue a su fin".

Además, ha indicado que si se soluciona el asunto de Cataluña, la negociación de los Presupuestos de 2018 "va a ser facilitada", lo que supondría un elemento "positivo", ya que, aunque el plan presupuestario remitido en octubre cumple "ampliamente" con los compromisos", contar con unos nuevos PGE supone una "señal adecuada" a nivel político y de confianza.