22 de abril de 2019
  • Domingo, 21 de Abril
  • Sábado, 20 de Abril
  • Jueves, 18 de Abril
  • 26 de agosto de 2016

    La inflación de Japón baja un 0,5% en julio, su mayor retroceso desde 2013

    TOKIO, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La tasa de inflación interanual de Japón sin tener en cuenta el impacto de la evolución de los precios de los alimentos frescos, considerada la principal referencia, registró en julio una caída del 0,5%, la mayor desde marzo de 2013, extendiendo a cinco meses consecutivos la bajada de precios.

    El agravamiento en julio de la bajada de precios añade más presión al Banco de Japón, que sigue muy lejos de su objetivo de inflación del 2%, a pesar de las medidas de estímulo introducidas bajo el paraguas del 'Abenomics', el programa económico patrocinado por el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

    Por su parte, la lectura del IPC general registró en julio una bajada interanual del 0,4%, en línea con el descenso de los precios del mes anterior.

    En el caso del IPC subyacente, que excluye el impacto de la volatilidad de los precios de alimentos y energía, los precios subieron un 0,3% interanual, frente al 0,5% del mes anterior.

    Durante el mes de julio, las mayores subidas interanual de precios correspondieron a ropa y calzado (+2,4%), por delante de educación (+1,6%) y los alimentos frescos (+1,1%).

    Por el contrario, los mayores descensos de precios se observaron en combustibles, agua y luz (-7,7%), transporte y comunicaciones (-2,6%), así como muebles y menaje (-0,8%).

    El débil dato de inflación se suma así al enfriamiento de la economía de Japón, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) se ralentizó significativamente durante el segundo trimestre, cuando registró un crecimiento anualizado del 0,2%, frente al 2% del dato revisado correspondiente a los tres primeros meses de 2016.

    Ante la pérdida de impulso de la economía, el Gobierno liderado por Shinzo Abe aprobó a principios de agosto un nuevo plan de estímulo económico por un montante de 28,1 billones de yenes (247.790 millones de euros al cambio actual) con el objetivo de impulsar la demanda, eludir la deflación y mitigar el impacto del 'Brexit' con inversiones en nuevas infraestructuras y medidas para facilitar la conciliación laboral y paliar el efecto del envejecimiento.

    Para leer más