20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 21 de octubre de 2016

    Los líderes UE reforzarán la defensa comercial para evitar que el bloqueo al CETA dañe a otros acuerdos

    BRUSELAS, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Los líderes europeos se han comprometido este viernes a tomar medidas para reforzar la defensa de la política comercial europea y recuperar la confianza de los ciudadanos en los acuerdos de libre comercio, de forma que el bloqueo actual para firmar el tratado con Canadá (CETA por sus siglas en inglés) no dañe a otras alianzas en el futuro.

    Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han abordado en su reunión de este viernes la situación de la política comercial europea en general y la evolución de las conversaciones con Valonia, la región francófona de Bélgica, con respecto a su veto al CETA en particular.

    "Nuestros ciudadanos están cada vez más preocupados sobre si los acuerdos comerciales que negociamos van en su mejor interés. Lamento que no seremos capaces de seguir negociando acuerdos si no probamos en la práctica que somos muy serios en la protección de los ciudadanos y compañías", ha manifestado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en rueda de prensa.

    En el texto de conclusiones, los líderes europeos garantizan que "la UE seguirá atendiendo a las preocupaciones de los ciudadanos", así como apoyando a los socios comunitarios "en la adaptación a los cambios asociados a un mundo globalizado que se transforma rápidamente".

    A este efecto, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han subrayado la necesidad de lograr con "urgencia" un acuerdo "equilibrado" con respecto a la modernización de los instrumentos de defensa comercial a finales de año, un dossier que lleva tres años bloqueado por los propios socios comunitarios.

    El objetivo de esta reforma es desarrollar una política comercial "robusta" y "eficiente" capaz de hacer frente a los "desafíos de ámbito mundial" y que permita, al mismo tiempo, proteger los puestos de trabajo y preservar el libre comercio.

    El jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, se ha declarado contrario al "proteccionismo absurdo", pero ha pedido que esa actitud no se traduzca en candidez. "No puedo aceptar que los americanos y otros puedan proteger sus industrias y nosotros seamos los chicos ingenuos y complacientes", ha zanjado.

    PIDEN UNA SOLUCIÓN "RÁPIDA" AL VETO DE VALONIA

    Sobre el acuerdo comercial con Canadá, los jefes de Estado y de Gobierno han recalcado la importancia de lograr una decisión "rápida" par afirmar y comenzar su aplicación provisional, al mismo tiempo que han animado a continuar las negociaciones para "encontrar una solución a la cuestiones pendientes lo antes posible".

    En esta cuestión se han mostrado optimistas tanto Juncker, que ha asegurado que lo espera "en los próximos días", como la canciller alemana Angela Merkel, que ha afirmado ser "optimista" aunque ha evitado "adelantar acontecimientos".

    Sin embargo, el jefe del Ejecutivo comunitario ha ironizado al declararse "sin palabras, sorprendido" por el hecho de que "nadie alce la voz" por la firma de acuerdos como el de Vietnam, "mundialmente conocidos por aplicar principios democráticos", mientras que el pacto con Canadá, "que es una dictadura consumada" levanta tantas críticas.

    Este mismo viernes, el presidente de la región francófona de Bélgica, Paul Magnette, ha mantenido su bloqueo a la firma del CETA a pesar de su reunión con la ministra de Comercio canadiense y ha explicado que su postura no se basa únicamente en el acuerdo con Canadá sino en los estándares que fijará de cara al futuro.

    El bloqueo belga no es el único problema que ha tenido que encarar la Unión Europea en la última fase para ratificar el pacto con Canadá, ya que Rumanía y Bulgaria se resistían a dar su visto bueno mientras el país norteamericano mantenga la exigencia de visados para sus nacionales que no impone al resto de comunitarios.

    Esta reserva se ha salvado con el compromiso del Gobierno canadiense de levantar la restricción "el 1 de diciembre de 2017", aunque, como ha avisado Juncker, "evidentemente esa liberalización no podrá entrar en vigor sin un acuerdo" sobre el CETA.

    A su vez, el presidente francés, François Hollande, ha reiterado que el acuerdo comercial con Canadá satisface las demandas de Francia, pero que su Gobierno no está por el momento "en situación de aceptar el acuerdo con Estados Unidos, conocido como TTIP, que en su opinión "debe ser revisado profundamente".

    QUIEREN SEGUIR NEGOCIANDO CON ESTADOS UNIDOS

    Precisamente, los líderes europeos han instado a la Comisión Europea ha continuar las negociaciones con las autoridades estadounidenses para ser capaces de tener un acuerdo de libre comercio "extenso, ambicioso y equilibrado".

    Tras la última ronda de conversaciones con Washington, la UE constató la imposibilidad de cerrar este tratado bajo el mandato de Barack Obama y reconoció una "pausa natural" hasta el nombramiento de un nuevo presidente de Estados Unidos.

    En la misma línea, los jefes de Estado y de Gobierno han pedido a Bruselas que logre un "acuerdo político" sobre el acuerdo comercial con Japón a finales de año y, a petición de España, que intensifique las negociaciones para la apertura mutua de mercados con otros socios como Mercosur.