19 de junio de 2019
  • Martes, 18 de Junio
  • 22 de abril de 2016

    El ministro de Finanzas heleno advierte de que la legislación de Grecia impide aprobar leyes de contingencia

    ASMTERDAM, 22 Abr. (del enviado especial de EUROPA PRESS Antonio Suárez-Bustamante) -

    El ministro griego de Finanzas, Euclids Tsakalotos, ha advertido que la legislación de su país impide poner en marcha normativas condicionadas a una situación concreta, tal y como han exigido este viernes los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) de cara a cerrar la primera revisión del rescate y a iniciar conversaciones sobre una reestructuración de su deuda.

    "Cualquier tiene que seguir dos criterios. El primero, en la normativa griega no se puede legislar con carácter de contingencia. Esto quiere decir que no podrás decir que harás 'x' si el estado del mundo es 'y' en 2018 o 2019", ha expresado Tsakalotos en rueda de prensa tras la reunión informal de ministros del ramo en Ámsterdam.

    Según ha acordado el Eurogrupo, Grecia tendrá que presentar un "plan de contingencia" con medidas adicionales de que serían implementadas solo si fuera necesario para cumplir con los objetivos establecidos en el marco del tercer rescate de la economía helena, principalmente, alcanzar un superávit primario del 3,5% del PIB en 2018.

    El segundo criterio que ha citado el ministro griego y que deben cumplir las medidas de contingencia que se acuerden "en los próximos días" es que tendrán que ser creíbles tanto para los inversores como para los ciudadanos griegos.

    Tsakalotos ha explicado a los medios que existen diferencias entre la instituciones acreedoras europeas y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en relación al impacto fiscal del paquete de reformas inicial que están negociando para cerrar la revisión del programa de ajuste.

    Así, mientras el BCE, el Mede y Bruselas creen que estas reformas pueden conducir a un superávit primario del 3,5% del PIB en 2018, el FMI defiende que se quedarían cortas, en el 1,5%.

    "El FMI siempre ha dicho que presionan para tener un paquete de reformas más creíbles y para que los acreedores sean más generosos con una reducción de la deuda. En los próximos días veremos si esta presión es realmente simétrica y cumple (por el FMI) la segunda mitad de su promesa", ha subrayado Tsakalotos.

    En cualquier caso, el ministro griego ha apuntado que "cualquier solución" será negociada de forma conjunta con la cuestión de la deuda. "Es absolutamente crucial para nosotros que todo el paquete de deuda y de reformas de la señal clara a ciudadanos griegos y europeos y a inversores de que Grecia ha dado la vuelta a la esquina, de forma que todo el mundo sepa que puede invertir, consumir y devolver dinero a los bancos griegos", ha defendido.

    Para leer más