1 de octubre de 2020
5 de agosto de 2020

El PIB de Suecia se desplomó un 8,6% en el segundo trimestre pese a su estrategia contra la Covid

ESTOCOLMO, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

El producto interior bruto (PIB) de Suecia registró en el segundo trimestre del año una contracción del 8,6%, la mayor de toda la serie histórica, respecto de los tres meses anteriores, cuando la economía sueca había logrado crecer un 0,1%, a pesar de la diferentes estrategia adoptada por el país para hacer frente a la pandemia, evitando las medidas de confinamiento.

En comparación con el mismo trimestre de 2019, la economía sueca retrocedió un 8,2% entre abril y junio.

"La disminución del PIB es la mayor en un solo trimestre de toda la serie histórica comparable, que se remonta a 1980", confirmó la oficina de estadísticas del país escandinavo.

En este sentido, aunque el dato preliminar del PIB solo ofrece información sobre la evolución de la economía en general, el organismo estadístico apuntó que el desplome de la actividad respondió en gran medida a la bajada de las exportaciones y del gasto en consumo de los hogares.

A pesar de la histórica caída del PIB en el segundo trimestre, la contracción sueca fue de las menos intensas de la UE, entre los países que han presentado sus estimaciones preliminares, y se sitúa muy por debajo de la caída del 12,1% del promedio de la eurozona y lejos de las registradas por economías como Alemania (-10,1%), Italia (-12,4%), Francia (13,8%) o España (-18,5%).

"El PIB sueco se contrajo mucho menos en la primera mitad del año que, por ejemplo, en la zona del euro, aunque a algunos de nuestros vecinos nórdicos (Dinamarca y Noruega) probablemente les fue mejor que a Suecia", apuntó el analista de Nordea Torbjörn Isaksson, para quien "es demasiado pronto para evaluar cómo las diferentes estrategias para tratar con COVID-19 han afectado las economías".

Por su parte, desde Oxford Economics señalaron que la caída del PIB de Suecia en el segundo trimestre fue algo mayor de lo esperado, aunque Neal Kilbane, economista de la consultora, anticipó que la contracción no llevará a la introducción de más estímulos por parte del Riksbank, el banco central de Suecia.

"Aunque esto conduce de forma mecánica a un rebote más fuerte en el tercer trimestre, ajustaremos nuestro pronóstico para 2020 al -4% desde el anterior -3,8%", indicó.

Para leer más