22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 12 de marzo de 2008

    RSC.- La CSI denuncia la campaña de acoso llevada a cabo por el Gobierno chino contra trabajadores del distrito de Panyu

    MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

    La Confederación Sindical Internacional (CSI) ha denunciado la actitud del Gobierno chino tras la situación vivida en una fábrica de calzado en el distrito de Panyu, en Guangzhou (al sur del país), cuyos trabajadores han sido acusados de "reunión y manifestación ilegales".

    El pasado 13 de febrero, al regresar de sus vacaciones de Año Nuevo, 700 trabajadores de la fábrica de calzado del distrito de Panyu se encontraron con que el dueño había cerrado y vendido las instalaciones, aprovechando las vacaciones de los empleados, a los que no avisó del cierre de la empresa.

    Además, el propietario debía salarios atrasados de cerca de 2.000 yuanes (unos 180 dólares) por trabajador, así como los gastos equivalentes a seguridad social y otros gastos en concepto de seguros.

    En protesta por su situación, alrededor de 400 trabajadores se manifestaron ante las oficinas de Guangzhou para dar a conocer la situación en la que se encontraban. Sin embargo, la manifestación fue disuelta por la policía, que detuvo a medio centenar de trabajadores. Posteriormente, cinco de ellos fueron formalmente detenidos, "acusados de reunión y manifestación ilegales".

    La CSI ha condenado la actitud del Gobierno chino en una misiva --que puede consultarse en la página web 'www.ituc-csi.org/IMG/pdf/Detention_of_Workers_following_Legi...'--, en la que también reclama a las autoridades de Guangzhou que proporcionen información sobre el paradero de los detenidos así como los detalles precisos de sus presuntos delitos, al mismo tiempo que exige su liberación "inmediata e incondicional".

    La organización advierte de que, en caso de no ser puestos en libertad, "podría examinar la posibilidad de presentar una queja formal contra China ante el Comité de Libertad Sindical de la OIT" ya que, en su opinión, "se les ha detenido y encarcelado únicamente por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión y de sindicalización".