1 de diciembre de 2020
27 de junio de 2006

RSC.- Las empresas del sector alimenticio ofrecen "poca o ninguna" información nutricional, según un estudio

En cuanto a ejecución de "compromisos medibles y reales" las mejores empresas son Unilever, Danone, Cadbury Schweppes, Kraft y McDonalds

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Aunque la imagen que la publicidad ofrece de las empresas del sector de la alimentación en los últimos tiempos es una cada vez mayor 'preocupación' por la salud, la dieta, la nutrición y el ejercicio, un nuevo informe recientemente publicado en Reino Unido señala "todo lo contrario".

La investigación, de 80 páginas y recogido hoy por 'Ethical Corporation', ha sido realizada por tres académicos en la Universidad de Londres, que han detectado que la gran mayoría de los 25 principales fabricantes del mundo, minoristas y empresas de alimentos proporcionan "poca o ninguna" información sobre temas de salud en sus informes anuales, cuentas, o sitios web.

Según estos datos, la mayor parte de las empresas produjeron una especie de Informe o 'declaración de ciudadanía corporativa' el pasado año, pero sólo once de ellas mencionaron temas relacionados con la salud, especialmente en el caso de los minoristas. Asimismo, sólo diez de las 25 compañías analizadas se refirieron en la información de sus productos a su contenido en sal, cinco al azúcar, y sólo cuatro a sus grasas saturadas. La gran mayoría 'suspende' además en materia de etiquetado de sus productos.

Sólo cuatro de estas empresas publicaron 'indicadores' o 'claves' de funcionamiento y gestión, con lo que los investigadores concluyen que su principal interés es lanzar sólo "declaraciones de principios" y no "compromisos medibles y reales". En general, los mejores en cuanto a ejecución de estos compromisos fueron Unilever, Danone, Cadbury Schweppes, Kraft y McDonalds.

El informe también analizó la publicidad para los niños y encontró que pocas empresas contaban o habían publicado directrices concretas, como las establecidas por la Unidad de Revisión Publicitaria De Menores (CARU, por sus silgas en inglés), un grupo financiado por la industria.

Asimismo, trece de las 25 compañías no dieron ninguna información en absoluto sobre sus gastos de publicidad. "El hecho que estas empresas, las principales del mundo, no tengan una posición concreta y establecida en materia de publicidad para niños es asombroso", explica uno de los autores del Informe, Tim Lang.

El gobierno británico ha apoyado a la industria de la alimentación del país y al organismo regulador de comunicaciones (OFCOM) para la creación de un código voluntario contra la publicidad de productos de alimentación altos en azúcar, sal o poco saludables, con el fin de que ésta no aparezca en los medios antes de las 21:00 horas.

En general, los Gobiernos europeos han decidido hacer frente a los problemas de salud de los menores y han tomado medidas para controlar aspectos como las máquinas expendedoras de colegios e institutos, con el fin de que dejen de ofrecer chocolates y productos ricos en grasas. Ésta será una norma que se generalizará en los colegios del Reino Unido a partir del próximo mes de septiembre.

La solución sugerida por los autores para proteger la salud pública, --mientras estas iniciativas se ponen en marcha--, es la de ejercer presión sobre las empresas, ya que, "se ha comprobado que las empresas que se enfrentan a mayor presión pública, como es el caso de McDonalds, hacen mucho más en este sentido".