31 de marzo de 2020
23 de enero de 2008

RSC.- Greenpeace pide que España asuma un objetivo de renovables de al menos el 30% para 2020, por encima del europeo

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La organización 'Greenpeace' pidió hoy que España asuma un objetivo de renovables de al menos el 30% para el año 2020, por encima del objetivo global europeo del 20% acordado hoy por la Comisión Europea, que consideró "insuficiente". De hecho, la organización ecologista afirmó que esta reducción de las emisiones de la UE de un 30%, comparado con los niveles de 1990, es el objetivo "coherente" con el ya asumido por la UE de mantener la subida de la temperatura media global por debajo de los 2ºC.

"Además, el objetivo de reducción del 20% propuesto hoy por la Comisión es débil cuando se compara con el reciente acuerdo de Bali, según el cual los países desarrollados deberían reducir sus emisiones entre el 25 y el 40% para 2020", aseguraron fuentes de Greenpeace.

Sin embargo, la directora de la Unidad política de Energía y Clima de Greenpeace en la Unión Europea, Mahi Sideridou, apuntó que el porcentaje "puede y debe ser fácilmente revisado al alza" puesto que la Comisión ha incluido un mecanismo "automático" en sus propuestas para "incrementar el objetivo de la Unión Europea tan pronto como se lleve a cabo un acuerdo internacional sobre el clima".

El paquete de medidas propuesto en la Comisión también incluye las "nuevas" reglas para el funcionamiento del Sistema de Comercio de Emisiones después de 2012. Según Sideridou, la Comisión destacó hoy "el error cometido" al haber reducido la cantidad de créditos gratuitos que se otorgan y establece "las mismas reglas" para todos los sectores industriales. "Al final la Comisión cedió al alarmismo de la industria e intencionadamente ha dejado algunos vacíos legales en sus propias propuestas", por lo que la organización pidió al Parlamento y a los gobiernos de la Unión Europea que los eliminen.

Asimismo, Greenpeace se posicionó "en contra" de la postura de la Comisión sobre la captura y almacenamiento de carbono, puesto que es un tecnología que "todavía no está probada, es cara y potencialmente peligrosa, y que sirve como excusa para continuar construyendo centrales térmicas de carbón.

Finalmente, el responsable de energías renovables de Greenpeace para la Unión Europea, Frauke Thies, criticó el objetivo de aumentar el uso de biocombustibles en el sector transporte a un 10%, puesto que "plantea serias preocupaciones sobre su impacto social y ambiental" y apuntó que la biomasa es "más eficiente" cuando se utiliza en electricidad y calefacción que como combustible para automóviles de alto consumo de energía.