7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 18 de noviembre de 2019

    Los trabajadores temporales gastan un 23% más cuando se les hace indefinidos, según el Banco de España

    Los trabajadores temporales gastan un 23% más cuando se les hace indefinidos, según el Banco de España
    Fachada del edificio del Banco de España situada en la confluencia del Paseo del Prado y la madrileña calle de Alcalá. - EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

    MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El gasto de los trabajadores con contrato temporal disminuye al acercarse el fin de su contrato pero aumenta más de un 20% cuando se les hace indefinidos. En concreto, su gasto disminuye hasta un 8% dos trimestres antes de la conversión a fijos y sube un 23% entre ese momento y el trimestre en el que su contrato pasa a ser indefinido, al tiempo que su renta aumenta un 4%, según destaca el Banco de España en un artículo en el que analiza la tasa de ahorro en España entre 2007 y 2016.

    De esta forma, subraya la institución que gobierna Pablo Hernández de Cos, cuando el riesgo de pérdida del empleo es elevado, los hogares reducen su consumo para aumentarlo cuando este riesgo se mitiga.

    Esto es parte de lo que se conoce como "ahorro por motivo de precaución", según el cual los hogares que se enfrentan a una mayor incertidumbre sobre la evolución de sus rentas futuras reducen su gasto presente para mantener un mayor nivel de riqueza financiera con el que atender las posibles caídas de renta. Este "ahorro por precaución" explica en parte el comportamiento de la tasa de ahorro de los hogares españoles en la última década, según el Banco de España.

    Una fuerte importante de incertidumbre es el tipo de contrato laboral, pues los temporales tienen mayores probabilidades de pasar al desempleo frente a los indefinidos. La conversión de los contratos temporales a indefinidos reduce la incertidumbre de los trabajadores respecto a sus rentas futuras, por lo que esto influye en su comportamiento sobre el gasto.

    Aunque las rentas se mantienen más o menos estables durante los trimestres y posteriores a la conversión, los temporales gastan menos cuando se acerca el final de su contrato y más cuando se les hace indefinido.

    El Banco de España observa que los hogares cuyo sustentador principal o su pareja tienen un contrato temporal, su nivel de riqueza financiera es superior al de los hogares donde ambos miembros trabajan con contrato indefinido. Esta mayor riqueza financiera, derivada de la contención del gasto en periodos de incertidumbre, representa en torno al 40% de sus rentas laborales anuales.

    No obstante, señala el Banco de España, el "ahorro por motivo de precaución" durante la última recesión se aprecia incluso entre los trabajadores fijos. Los residentes de regiones con un mayor crecimiento del paro redujeron proporcionalmente más su gasto al inicio de la recesión y, más allá del tipo de contrato, los hogares que percibían una mayor probabilidad de perder su empleo mantuvieron también niveles de gasto inferiores al resto.

    "La existencia de un motivo de precaución, ligado a la incertidumbre sobre el empleo, puede explicar una parte significativa tanto del aumento del ahorro de los hogares españoles durante la crisis (2007-2013) como de su posterior reducción", resume el Banco de España.

    LOS PROPIETARIOS DE VIVIENDAS CON HIPOTECA CONTRIBUYERON MÁS AL AHORRO

    La tasa de ahorro de las familias aumentó desde el 5,6% de su renta disponible en 2007 hasta el 11,3% en 2009. En 2010 y 2011 se mantuvo en el entorno del 10%, pero a partir de 2011 comenzó a caer, hasta situarse cerca del 5,9% en 2018.

    La contribución de los grupos con mayor y menor nivel educativo al aumento de la tasa de ahorro agregada en el periodo 2007-2013 fue similar, del 48% y el 41% respectivamente, si bien el grupo con menor nivel educativo, el de menos recursos, contribuyó relativamente más al descenso de la tasa de ahorro agregada en el periodo 2015-2016. En concreto, los hogares con formación universitaria aportaron en torno al 20% de la caída de la tasa de ahorro durante la expansión económica, frente al 70% de los hogares con menor nivel educativo.

    Según el análisis del Banco de España, para el que se ha combinado información de la Encuesta Financiera de las Familias, la Encuesta de Condiciones de Vida y la Encuesta de Presupuestos Familiares en diferentes momentos del periodo 2007-2016, las generaciones que tenían menos de 45 años en 2007 fueron las que más aportaron al aumento de la tasa de ahorro durante la recesión (un 80%), y tuvieron un peso del 20% en el recorte del ahorro durante la expansión.

    Por su parte, el comportamiento de los hogares con una vivienda en propiedad y deudas pendientes (pago de la hipoteca) explican en casi un 70% el aumento de la tasa de ahorro en la época de crisis y en torno a un tercio del retroceso de la tasa de ahorro durante la recuperación económica.

    Los hogares que alquilan mostraron una aportación positiva a la tasa de ahorro a lo largo de todo el ciclo, aunque su peso en la distribución de la renta es relativamente pequeño (en 2013 representaba en torno al 15%).

    "La acusada contribución de los propietarios de vivienda endeudados a la evolución de la tasa de ahorro agregada puede deberse a que estas familias se enfrentan a una serie de gastos fijos asociados al repago de su hipoteca. Así, ante la eventualidad de que una posible caída de renta futura impida atender estos gastos prefijados, un motivo de precaución haría que estas familias ajustasen proporcionalmente más su gasto que el resto de hogares", subraya el Banco de España.

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en mercado financiero