22 de octubre de 2019
3 de enero de 2009

AENA niega que los retrasos en Barajas se deban a falta de controladores y dice que la demora es de 38 minutos en la T4

Iberia canceló 22 vuelos esta mañana por el conflicto con los pilotos y las regulaciones de la torre de control del aeropuerto madrileño

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) aseguró hoy que los retrasos registrados durante toda la mañana en el aeropuerto de Madrid-Barajas no han sido causados por la baja médica de los controladores aéreos, ya que sólo dos de ellos no han ido hoy a trabajar, según explicaron a Europa Press fuentes de AENA.

AENA reconoció que permanecen cerradas dos de las cuatro pistas del aeródromo madrileño, lo que reduce al 50% su capacidad, pero indicó que "las pocas operaciones" que se registran en estas fechas pueden hacerse sólo con estas dos pistas

De hecho, las mismas fuentes explicaron que las Terminales 1, 2 y 3 no se han visto afectadas y que cuentan sólo con un retraso medio de 11 minutos, mientras que la Terminal 4 "es la que está teniendo problemas, con un retraso medio de 38 minutos".

"La T1, la T2 y la T3 están operando con total normalidad y utilizan las mismas pistas que todo el mundo", señaló el gestor aeroportuario, quien apuntó la existencia de causas ajenas a AENA para los problemas en la T4, donde opera Iberia, entre otras compañías.

CANCELACIONES EN IBERIA

Precisamente Iberia informó hoy que esta mañana canceló 22 vuelos y sufrió retrasos en la gran mayoría de sus operaciones a causa de la presunta huelga de celo de los pilotos de la aerolínea y también de las regulaciones de la torre de control del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Los retrasos de los vuelos de la aerolínea alcanzan una media de dos horas y la mayoría de las cancelaciones se registraron en vuelos de medio radio, según explicó a Europa Press un portavoz de la aerolínea.

En vuelos internacionales, solo se registraron hasta las 12.00 horas cuatro cancelaciones, dos correspondientes a la ruta Barcelona-París y otros dos vuelos, Munich-Madrid y Fráncfort-Madrid, que se cancelaron como consecuencia de la anulación ayer de las correspondientes conexiones de ida.

BAJAS MÉDICAS

Durante la jornada de ayer, los vuelos operados en el aeropuerto de Madrid-Barajas sufrieron una media de 35 minutos de retraso debido a la falta de cerca de un tercio de los controladores aéreos por bajas médicas.

En la torre de control de Madrid-Barajas debe haber siempre una plantilla de 23 personas pero ayer siete de ellos estaban de baja. Además, los controladores optaron por trabajar sólo con dos de las cuatro pistas disponibles para gestionar mejor la situación y señalaron que teniendo en cuenta las "fechas" está siendo complicado encontrar a personal disponible para sustituir a los compañeros enfermos.

La reducción de la capacidad de Barajas agrava aun más la situación del aeropuerto, que ha sido desde principios del mes de diciembre el más afectado por la supuesta huelga de celo iniciada por los pilotos de Iberia, que ha provocado miles de cancelaciones y cientos de retrasos.