31 de marzo de 2020
29 de mayo de 2014

Artur Mas espera que el Gobierno "juegue sus cartas" ante la consulta

Artur Mas espera que el Gobierno "juegue sus cartas" ante la consulta
EUROPA PRESS

SITGES (BARCELONA), 29 May. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado este jueves que el Gobierno debería "jugar sus cartas" ante la propuesta de consulta de autodeterminación prevista para el 9 de noviembre en vez de recurrirla para evitarla.

   Al inaugurar la XXX reunión del Círculo de Economía en Sitges, ha dicho que en septiembre, después de que el Parlament apruebe la nueva ley de consultas, el Estado tiene dos opciones: "O dejarnos hacer y no meterse, esperar el resultado y jugar sus cartas como hace el Gobierno británico", o bien recurrirla.

   Así, ha dejado claro ante empresarios catalanes que mantiene su hoja de ruta soberanista, y ha vuelto a pedir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que no recurra la ley de consultas que aprobará el Parlament y que daría cobertura a la consulta.

   Mas ha dicho que después de la consulta se abrirá un periodo "que significa sentarse en una mesa, hablar y acordar cosas" con el Estado a partir del mandato que expresen las urnas, y ha añadido que, si el Gobierno la recurre y el Tribunal Constitucional (TC) la suspende, eso llevaría a Cataluña a un contexto político más complicado que el actual.

   Este segundo escenario significaría "hundirlo todo", según él, que advierte de que esa situación sería peor que la actual, ha dicho Mas, y ha manifestado su intención de firmar el decreto de convocatoria de consulta días después de aprobarse la nueva ley de consultas.

   El presidente no ha querido situarse en este "peor" escenario del recurso a la ley; por tanto, no ha revelado qué haría si el Estado recurriese la ley o la convocatoria de la consulta y el TC la acabase suspendiendo.

NO VINCULANTE JURÍDICAMENTE

   Ha agregado que, al igual que un referéndum no es vinculante jurídicamente, tampoco lo sería "desde un punto de vista jurídico" la consulta soberanista, que permitiría saber el grado de implantación del independentismo entre la población catalana.

   Lo que sí está claro --dice-- es que, tras la consulta, las instituciones catalanas tendrán un mandato, que confía en que sea claro, sobre "hacia dónde quiere ir el pueblo de Cataluña", y que tratará de implantar negociando con el Gobierno central.

   Después de que en marzo el Congreso rechazase la petición que le hizo el Parlament de traspasar a Cataluña la competencia estatal de convocar consultas, Mas ha dicho que él puede llegar a entender que el Estado se opusiese.

   "Si ustedes no son capaces de acordar esto con nosotros, permitan hacerlo", ha destacado Mas, después de que el presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, le haya instado a retomar el diálogo con el Gobierno central.

CRISIS

   Mas también ha destacado las fortalezas de la economía catalana pese a la crisis y ha dicho que, si Cataluña fuese un Estado y sus ventas a España se contabilizasen como exportaciones internacionales, entonces la exportación catalana equivaldría "al 53% de su PIB".

   Este dato lo ha contrastado con el 40% que representan para el PIB alemán las exportaciones en el extranjero, y ha destacado que el grado de apertura de la economía catalana es equiparable al de territorios que apuestan fuertemente por la internacionalización, como Austria, Bélgica y Países Bajos.

   También ha destacado que el sector privado catalán debe apostar por invertir en investigación, como hacen las empresas israelíes y alemanas y ha puesto en valor el esfuerzo que está haciendo el sector público para prestigiar la Formación Profesional.