18 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 29 de febrero de 2016

    Los auditores europeos dicen que los proyectos de desarrollo rural no optimizan recursos

    BRUSELAS, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Tribunal de Cuentas Europeo ha publicado este lunes un informe en el que destaca que en los proyectos financiados por la UE para mejorar las zonas rurales solo se obtuvo una "optimización limitada" de los recursos y que, aunque aportaron "contribuciones positivas", puede "lograrse mucho más" con los recursos financieros disponibles.

    El estudio examina si la Comisión Europea y los Estados miembros han logrado optimizar los recursos económicos en las medidas financiadas y para ello se seleccionaron cinco países de la UE: Alemania, Italia, Polonia, Rumanía y España.

    En el caso de España, se analizó un proyecto controlado con un coste estimado de 11 millones de euros para la creación de una red viaria de 145 kilómetros en Extremadura para mejorar el acceso a 1.629 explotaciones agrícolas.

    Así, los auditores subrayan que aunque algunos de los proyectos de infraestructura controlados aportaron una contribución positiva a las zonas rurales, los Estados miembros y la Comisión, que actuaron en régimen de gestión compartida, solo habían conseguido hasta cierto punto optimizar los recursos empleados.

    En la misma línea, el Tribunal de Cuentas Europeo añade que los países de la UE no siempre justificaron claramente la utilización de fondos de desarrollo rural y se centraron en evitar la doble financiación más que lograr una coordinación eficaz con otros fondos.

    Por otro lado, los auditores aseguran que no se gestionó eficazmente el riesgo de que los proyectos pudieran haberse llevado a cabo de todas formas sin la financiación europea, aunque reconoce que también se identificaron algunas buenas prácticas.

    Además, denuncian que los procedimientos de selección no siempre orientaron la financiación hacia los proyectos con mejor relación entre el coste y su eficacia y hacia los más sostenibles, a la vez que los retrasos en los trámites administrativos repercutieron en la eficiencia y eficacia de las medidas.

    Finalmente, el Tribunal de Cuentas Europeo afirma que a menudo no se disponía de información fiable sobre los resultados, lo que dificultaba la futura orientación de las políticas y la gestión del presupuesto en función de los resultados.

    Según recoge la institución, se asignaron 13.000 millones de euros de los fondos de la UE entre 2007 y 2013 para inversiones en infraestructuras a través de programas de desarrollo rural, que sumados a los fondos nacionales alcanzaron un total de 19.000 millones de euros