7 de abril de 2020
20 de diciembre de 2008

Canadá anuncia un plan de 2.370 millones de euros en ayudas a la industria del automóvil

TORONTO, 20 Dic. (Reuters/EP) -

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, anunció hoy un plan de préstamos de emergencia de 4.000 millones de dólares canadienses (unos 2.370 millones de euros) para la industria automovilística del país, estrechamente vinculada a la de su vecino estadounidense. El objetivo, explicó, es mantener la producción y facilitar una reestructuración del negocio.

La medida, anunciada conjuntamente por Harper y por el primer ministro de la provincia canadiense de Ontario, Dalton McGuinty. Harper reveló además dos nuevas decisiones en apoyo al sector industrial: una para beneficiar a los proveedores y la segunda para facilitar a los compradores créditos para la compra de vehículos.

"Hay en todo el país cientos de miles literalmente, si no millones de familias que podrían quedar afectadas por los problemas de esta industria", afirmó Harper en rueda de prensa. "Obviamente estamos en esta época navideña garantizamos, dentro de los límites de nuestra responsabilidad para con el dinero de los contribuyentes, que también vamos a velar por sus intereses", agregó.

El plan prevé que el Gobierno central canadiense proporcione 2.700 millones de dólares canadienses para préstamos a corto plazo, mientras que la provincia de Ontario aportará 1.300 millones.

Se calcula que las tres grandes empresas automovilísticas estadounidenses --Ford, Chrysler y General Motors-- generan directa o indirectamente unos 600.000 empleos en Canadá, la mayoría en Ontario. Ayer mismo el Gobierno estadounidense anunció un plan de 17.400 millones de dólares (unos 12.500 millones de euros) para reflotar la industria del automóvil.

General Motors Canadá espera recibir créditos por valor de hasta 3.000 millones de dólares canadienses, mientras que Chrysler Canadá opta a 1.000 millones de dólares canadienses. Ford, por su parte, aún no ha solicitado ayudas, según el Ministerio de Industria de Canadá.

Harper explicó que el Gobierno busca ejecutar algunos embargos preventivos y proteger ciertos activos de las empresas fabricantes de automóviles "pero no os voy a engañar, obviamente hay cierto riesgo" en la operación.