24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 25 de octubre de 2016

    Caramelo solicita su liquidación tras no superar las pérdidas de los últimos años

    La plantilla lamenta el "final muy triste" para la conocida marca gallega

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La empresa de moda Caramelo, del grupo Inveravante, ha solicitado este martes la apertura del proceso de liquidación en el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña.

    Fuentes de la compañía han informado a Europa Press que la plantilla afectada está compuesta por 169 trabajadores, 79 de ellos en Galicia.

    También en declaraciones a Europa Press, la representante sindical Pilar Servia, que fuera la presidenta del comité de empresa hasta hace algo más de un año --actualmente estaba de baja--, ha destacado el "triste final" para una reconocida marca gallega.

    La firma textil, por su parte, a través de un comunicado de prensa, resalta que "se ha hecho todo lo posible para intentar recuperar la senda de la rentabilidad una vez que pudo superar el concurso de acreedores en 2014".

    Al respecto, se refiere a la adopción de "diferentes medidas, como la apertura de nuevas tiendas o el relanzamiento de la marca, además de la búsqueda del equipo directivo que mejor encajase con la realidad de la empresa".

    Pero, a pesar de ello, señala que Caramelo "no ha conseguido superar las pérdidas de los últimos ejercicios, viéndose abocada a la liquidación".

    "La actividad de Caramelo se ha visto seriamente dañada por la profunda crisis de consumo que ha afecta a toda Europa y, de forma particular a España, mercado al que la empresa ha estado excesivamente expuesta en los últimos años", expone.

    EL JUZGADO DECIDIRÁ LAS SIGUIENTES FASES

    Tras la solicitud de liquidación por parte de Caramelo, corresponde ahora al juzgado decidir las siguientes fases del proceso legal para la misma, apunta la compañía.

    Por su parte, Pilar Servia lamenta que "no se esperaba que la liquidación fuera total", sino parcial, después de la materialización de expedientes de regulación de empleo en los últimos años.

    "Es lo que hay, un final muy triste para la empresa, que peleó por sacarla adelante, pero que se encontró con unas condiciones muy pésimas", ha relatado esta trabajadora, una de las 169 afectadas por la liquidación.