27 de noviembre de 2020
19 de septiembre de 2017

Las cementeras vincularán parte de la subida de sueldo al consumo de cemento en España

Las cementeras vincularán parte de la subida de sueldo al consumo de cemento en España
OFICICEM

El sector fija un salario mínimo en su nuevo convenio sectorial equivalente a dos veces el SMI

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La industria cementera ha acordado un nuevo convenio sectorial que fija un sueldo mínimo para todos sus trabajadores y además vincula parte de las subidas salariales de los próximos años a la evolución del consumo de este material de construcción en el país.

El convenio ha establecido en 18.880 euros anuales el salario mínimo de sus empleados, importe equivalente a alrededor de dos veces el actual salario mínimo interprofesional.

La patronal del cemento Oficemen y las correspondientes federaciones de CC.OO. y UGT acaban de firmar el acuerdo, que tiene una vigencia de cuatro años (2017-2020) y que afectará a los alrededor de 4.250 trabajadores que actualmente tiene el sector, en función del traslado de los acuerdos a los convenios de empresa, pero fundamentalmente, a los de nueva incorporación.

En concreto, estos nuevos empleados tendrán garantizado dicho sueldo mínimo y un incremento fijo y otro variable todos los ejercicios de vigencia del convenio.

No obstante, establece que este salario mínimo sea de 20.000 euros a partir de 2020, independientemente de que se alcance o no esta cota en las subidas pactadas para los próximos ejercicios.

En cuanto a las subidas, para 2017 se aplicará un incremento fijo lineal de 280 euros y, a partir de 2018, se establece un sistema de aumentos que combina una subida fija con otra variable, según informaron a Europa Press en fuentes de la patronal y los sindicatos.

La subida fija para los trabajadores será de 240 euros anuales para cada uno de los ejercicios del trienio 2018-2020. En cuanto al incremento variable de cada año, estará vinculado a la evolución que el consumo de cemento haya tenido en el país el ejercicio anterior y podrá oscilar entre los 30 y los 160 euros.

VARIABLE EN FUNCIÓN DE LA DEMANDA.

En concreto, para cobrar la variable mínima, el consumo de cemento debe haberse incrementado en al menos 500.001 toneladas el año anterior. Si el aumento de consumo se sitúa entre este volumen y un millón de toneladas el pago variable será de 30 euros, y aumenta progresivamente hasta el máximo de 160 euros que se cobraría en el caso de que la demanda anual de este material de construcción crezca en más de 2,5 millones de toneladas.

El sector se dota de este pago variable coincidiendo con el repunte que la industria cementera registra al calor de la recuperación de la construcción de viviendas, a pesar del parón que aún experimenta la inversión en grandes infraestructuras, y después del desplome que registró durante los años de la crisis.

De hecho, este crecimiento llevó a que el pasado mes de julio la patronal Oficemen revisara al alza su previsión de crecimiento para este año, que se ha fijado en un aumento del 12% frente al 1% calculado inicialmente. Así, confía en que 2017 cierre con un consumo de 12,3 millones de toneladas, alrededor de un millón de toneladas más que en 2016.

Con el nuevo convenio, los agentes del sector aseguran "unir sus esfuerzos en favor de la estabilidad sectorial a pesar del complicado momento que consideran aún atraviesa el sector".

El pacto abarca otros aspectos, como la jornada ordinaria (que se mantiene en 1.752 horas anuales) y regula los aspectos relacionados con formación, seguridad y salud laboral, políticas de igualdad o movilidad geográfica, entre otras.