18 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 29 de febrero de 2016

    Cinco cosas que nos motivan al buscar empleo y cinco que nos frenan

    Cinco cosas que nos motivan al buscar empleo y cinco que nos frenan
    PIXABAY

    MADRID, 29 Feb. (EDIZIONES) -

    Buscar trabajo no es fácil en los tiempos que corren. Pese al aumento de ofertas de empleo, los parados que buscan trabajo de manera activa se enfrentan día a día a rutinas que pueden resultar desmotivantes y aburridas.

    Levantarse, tomar un café, revisar las quince plataformas de búsqueda de empleo en las que se está inscrito y solicitar aquellas que te interesan son solo primer paso que puede predecer a una larga lista de revisión de bolsas de empleo público, webs de información laboral o plataformas corporativas de las empresas que más interesan.

    Pero a pesar de la monotonía del proceso, no hay que perder la motivación. La ilusión y las ganas de seguir aprendiendo y avanzando son esenciales para conseguir dar con la oferta que esperábamos.

    PERO, ¿QUÉ NOS MOTIVA A LA HORA DE BUSCAR UN EMPLEO?

    1. FORMAR PARTE DE UNA COMPAÑÍA REFERENTE

    La motivación de cualquier candidato aumenta si se encuentra con la oportunidad de formar parte de una empresa pionera en su sector, un sentimiento que se incrementa si el proyecto en concreto supone una oportunidad de crecer crecer profesionalmente, apuntan desde la consultoría de selección de personal Page Personnel.

    2. BENEFICIOS SOCIALES Y CONCILIACIÓN

    Cada día los empleados valoran más que el horario de trabajo les permita conciliar con la vida familiar y que les reporte beneficios sociales, unas condiciones muy valoradas por aquellos que desean incorporarse al mercado laboral o que buscan cambiar de empleo.

    3. REMUNERACIÓN

    El dinero no lo es todo, pero es importante. El salario es uno de los aspectos determinantes a la hora de la búsqueda de empleo, sobre todo en aquellos que ya están dentro del mercado laboral y que lo que desean es progresar. Que la remuneración se corresponda con las responsabilidades y el cargo es una característica que los aspirantes tienen muy en cuenta.

    4. AMBIENTE DE TRABAJO

    Un ambiente laboral amigable es muy importante tanto para el rendimiento de la empresa como para el bienestar de los empleados. Por eso los trabajadores lo valoran cada vez más y muchas empresas han empezado a incluirlo en sus anuncios para ofertar empleos.

    5. REFORZAR LA AUTOESTIMA

    Contar con posibilidades de desarrollo personal y crecimiento es un aspecto psicológico clave para cualquier desempleado y que ayuda a mantenerse motivado.

    Con el paso del tiempo, la monotonía aburre a muchos desempleados o a quienes buscan cambiar de compañía, que pueden perder la paciencia y acabar por abandonar el proceso a pesar de recibir alguna oferta de trabajo.

    ¿QUÉ NOS FRENA A LA HORA DE ACEPTAR UNA OFERTA?

    1. MIEDO A CORRER RIESGOS

    Abandonar la zona de confort dejando un puesto que ya se conoce por otro totalmente nuevo conlleva un riesgo al que muchos trabajadores no se quieren enfrentar, lo que lleva a muchos candidatos a rechazar ofertas que no son exactamente lo que ellos buscaban.

    2. MIEDO A LA INESTABILIDAD DE LA EMPRESA

    Por mucha información que se tenga de la compañía, muchas veces surgen dudas sobre su salud económica, lo que lleva a muchos aspirantes a rechazar ofertas de entidades a las que no conocen en exceso.

    3. REMUNERACIÓN:

    El salario es uno de los requisitos por los que muchos candidatos rechazan ofertas de empleo. No llegar a un acuerdo con la empresa contratante o que ésta niegue la posibilidad de revisión del sueldo en un periodo estimado, son las principales causas de que los candidatos prefieran permanecer en su labor actual.

    4. TAMAÑO DE LA EMPRESA

    Las grandes compañías transmiten seguridad a los trabajadores. Por ello, muchos empleados deciden no abandonar sus puestos para trasladarse a empresas más pequeñas influenciados por la creencia de que sus opciones de crecimiento serán menores.

    5. LEJANÍA

    La distancia entre el puesto de trabajo y el domicilio es un aspecto fundamental a tener en cuenta. El tiempo y el coste que conlleva llegar a la oficina cada día se tiene más en cuenta y se han convertido en elementos que pueden determinar la aceptación o rechazo del puesto de trabajo.