24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 3 de mayo de 2016

    COMUNICADO: Banca Privada d'Andorra (BPA) ha sido vendida a un fondo buitre que tuvo un incidente con el FinCEN

    JC Flowers era dueño de un banco que fue sancionado por el FinCEN por blanqueo de capitals

    ANDORRA, 3 de mayo 2016 /PRNewswire/ -- J.C. Flowers & Co., la compañía elegida por el gobierno de Andorra para gestionar los activos considerados aptos de Banca Privada d'Andorra (BPA), tiene un incidente con el FinCEN. J.C. Flowers compró un pequeño banco en los Estados Unidos que, a su vez, fue sancionado por la agencia dependiente del departamento del Tesoro por haber llevado a cabo grandes transacciones de dinero de clientes en México y la República Dominicana.

    El Saddle River Valley Bank era una pequeña entidad bancaria con dos sucursales en Nueva Jersey que estaba luchando para superar la reciente crisis financiera. J.C. Flowers buscaba un banco donde invertir para así poder tener acceso a otras entidades en quiebra que formaran parte del Federal Deposit Insurance Corp. (FDIC). SRVB abrió una red de banca electrónica con países de América Latina y, bajo la dirección de J.C. Flowers, entre el 2009 y el 2011 la mencionada entidad de Nueva Jersey movilizó 1,5 billones de dólares en transacciones financieras con clientes de México y la República Dominicana, mientras que a nivel local sólo fue capaz de movilizar unos 120 millones de dólares.

    El negocio de transacciones de Saddle River con países de América Latina llamó la atención del FinCEN, que abrió una investigación del banco en el 2011. J.C. Flowers se apresuró en vender sus acciones, y el banco tuvo que aceptar una oferta de compra infravalorada por parte de Union Center National Bank, la cual le costó una gran cantidad de dinero a los accionistas minoritarios.

    En 2013, el banco originario de Nueva Jersey aceptó una multa de 8,2 millones de dólares del FinCEN ante los diversos cargos que se le imputaban, entre los cuales está la incapacidad de poder disponer de un programa para combatir de forma efectiva el blanqueo de capitales. J.C. Flowers afirmaría que no sabía nada de las actividades de Saddle River Valley Bank (SRVB) a pesar de haber pasado nuevo meses inspeccionando documentación de la entidad antes de decidirse a comprarla. Parecía impensable no darse cuenta de según qué hechos, en un banco que gestionaba proporcionalmente tan pocos depósitos y, en cambio, las transacciones con los clientes latinoamericanos multiplicaban prácticamente por quince los activos de la entidad.

    Los accionistas minoritarios, que habían perdido mucho dinero, decidieron demandar a SRVB y J.C. Flowers en el 2012 por no cumplir su promesa de renovar y reflotar la entidad de Nueva Jersey. Pero el expediente judicial acabó cerrándose a petición de las partes. Los nombres de los demandantes y acusados se desconocen, dejando a parte a Conrad Caruso, quien inició el pleito. El caso se terminó resolviendo con un acuerdo económico: 1,2 millones de dólares.

    Parece clara la hipocresía de la AREB, que asegura que con la venta a J.C. Flowers se han "logrado todos los objetivos perseguidos por el plan de resolución de BPA." ¿De qué objetivos se trata?¿De encontrar un comprador que poseía un banco que estaba realizando blanqueo de capitales masivo y fue penalizado por el FinCEN? ¿De encontrar un comprador que dice que no se percató de que realizaban $1,5 billones de dólares de transacciones contaminadas en un banco con $120 millones de dólares en activos? ¿La AREB espera de J.C. Flowers la misma cura y ética que mostró en los Estados Unidos? O quizás todo ello es sólo un intento de vender a cualquier precio con el único objetivo de esconder la incompetencia por parte del gobierno de Andorra y su nula transparencia?

    CRONOLOGÍA

    2006 -- Conrad Caruso funda Saddle River Valley Bank (SRVB) con el objetivo de crear una entidad que ofrezca servicios de inversión y préstamos a los empresarios locales.

    2007--2008 - SRVB obtiene unos rendimientos más bien mediocres y la crisis financiera lo golpea fuertemente. Intenta sobrevivir.

    2009 -- Durante los primeros nueve meses del año, J.C. Flowers inicia un cortejo con la entidad y empieza a escrutar sus balances, antes de llegar a un acuerdo para hacerse con el control mayoritario de la entidad. Durante este tiempo, el banco empieza a ofrecer transferencias internacionales. En octubre de aquel año, J.C. Flowers llega a un acuerdo para adquirir la filial de la entidad bancaria, SRV Holdings LLC por unos siete millones de dólares.

    2010 -- SRV Holdings adquiere oficialmente las acciones necesarias para asumir el control mayoritario del banco.

    2011 -- Las operaciones de SRVB llaman la atención del regulador, que ordena que se dejen de violar las leyes establecidas contra el lavado de capitales y que además se establezcan programas eficaces para evitarlo. La entidad hace caso omiso a las advertencias y el FinCEN abre una investigación.

    2012 -- El banco está luchando de nuevo para salvarse y, en este marco, se compromete a vender la mayoría de sus activos y depósitos al Union Center National Bank por 9 millones de dólares, un precio manifiestamente infravalorado.

    Paralelamente, seis accionistas minoritarios, incluidos el fundador de la entidad, Conrad Caruso, demandan al banco, a su consejo de administración y a J.C. Flowers por llevar la entidad a la ruina.

    2013 -- Saddle River Valley Bank acepta una sanción del FinCEN de 8,2 millones de dólares. Flowers había vendido las acciones del banco en 2012, pero los hechos investigados se llevaron a cabo desde el 2009 hasta el 2011, durante el tiempo en qué

    J.C. Flowers estuvo al frente de la gestión del banco. J.C. Flowers negó tener conocimiento de los hechos y nunca se acabaron de presentar cargos oficiales.

    2014 -- Los accionistas minoritarios se conforman con una indemnización de 1,2 millones de dólares.

    CONTACTO: CONTACTO: Greg Lowman, gregl@sphereconsulting.com,+1-202-862-5525