24 de marzo de 2019
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 30 de junio de 2014

    COMUNICADO: Las grasas omega-3 importantes para la salud cerebral tras una lesión traumática y cirugía

    -- Las sustancias anti-inflamatorias derivadas de EPA y DHA protegen la memoria y la cognición

    ESTOCOLMO, 30 de junio de 2014 /PRNewswire/ -- Los ácidos grasos poliinsaturados de omega-3 [http://www.fatsoflife.com/fats-and-health/omega-3s/] (PUFAs) encontrados en el marisco y aceites marinos llamados EPA [http://en.wikipedia.org/wiki/Eicosapentaenoic_acid] y DHA [http://en.wikipedia.org/wiki/Docosahexaenoic_acid] pueden ofrecer una forma sencilla y razonable para reducir los efectos de lesiones cerebrales traumáticas y de médula espinal al disminuir la inflamación y el daño de la neurona. También podrían proteger contra el deterioro cognitivo que puede surgir tras una cirugía o enfermedad crítica. Estos hallazgos y algunos más se presentan del 29 de junio al 1 de julio de 2014 en el 11 Congreso de la International Society for the Study of Fatty Acids and Lipids [http://www.issfal.org/conferences/2014-stockholm] (ISSFAL) en Estocolmo.

    La lesión traumática cerebral (TBI), como resultado de un combate, caídas, accidentes de tráfico y deportes, es una causa principal de muerte en niños y adultos entre 1 y 44 años. En 2010 solo, hubo más de 10 millones de lesiones traumáticas cerebrales en todo el mundo. TBI está asociada con complicaciones a largo plazo como la epilepsia, dolores de cabeza crónicos y desórdenes neurosiquiátricos. La lesión de médula espinal (SCI) de causas similares también causa incapacidades graves, dañando la función sensomotora y el dolor crónico. Las consecuencia de TBI y SCI incluyen flujo de sangre y niveles de DHA reducido, inflamación, hinchazón y muerte de la célula. La pérdida de ciertos tipos de células perjudica la capacidad del cerebro de repararse y puede afectar al sistema nervioso. Tanto para TBI como para SCI, no hay tratamientos específicos para proteger contra tal daño.

    Sin embargo, la intervención con DHA, EPA y otras sustancias puede conservar las redes cerebrales y la conectividad, manteniendo o mejorando la memoria, según Adina Michael-Titus, D.Sc., [http://blizard.qmul.ac.uk/neuroscience-and-trauma-staff/187-michael-titus-adina.html] profesora de neurociencia, Centre for Neuroscience and Trauma, Blizard Institute, Barts y The London School of Medicine and Dentistry, Queen Mary University of London, Reino Unido.

    "La investigación ha demostrado importantes efectos neuroprotectores de DHA y EPA," indicó. "Esos ácidos grasos de omega-3 pueden proteger y regenerar las neuronas así como reducir la inflamación del daño. Como resultado, tienen un significativo potencial para el tratamiento mejorado de daños de médula espinal y cerebro."

    Estudios con animales han mostrado que la administración de DHA hasta dos horas después de SCI mejora la función neurológica y la supervivencia de la neurona, reduce la inflamación y disminuye la tensión oxidativa. DHA dado antes de la lesión también promueve la supervivencia celular y la función. Se ha informado de efectos neuroprotectores similares en ratas con TBI suave alimentadas con DHA y EPA antes de o un poco después de la lesión. Debido a estos importantes resultados, los ensayos con seres humanos están ahora en marcha.

    Niccolò Terrando, Ph.D., [http://ki.se/en/people/niterr] profesor adjunto de fisiología y farmacología en el Karolinska Institutet, Suecia, mostró en animales cómo las resolvinas - moléculas naturalmente producidas a partir de ácidos grasos de omega-3 - pueden proteger contra el deterioro cognitivo que a menudo ocurre en la post-cirugía de las personas y durante enfermedades críticas. El tratamiento con una sola dosis de resolvina derivada de DHA protegió el cerebro de la disfunción de memoria después de la cirugía "solucionando" la neuroinflamación.

    Este tratamiento también mejoró la función neuronal cuando es dado 24 horas después de una cirugía. La cirugía principal afecta a la función cerebral en general, contribuyendo a la inflamación y disfunción de la memoria.

    "Fue notable que la resolvina mostró dichos efectos inesperados, positivos sobre el sistema nervioso central cuando se administró en dosis muy bajas sistémicamente," dijo Terrando. "Esta sustancia, aparte de la reversión de la inflamación, también puede promover la curación y la regeneración del tejido crítico para la recuperación del paciente. Esperamos traducir estos prometedores resultados [http://ki.se/en/news/aspirin-triggered-resolvin-protects-against-cognitive-decline-after-surgery] al cuidado del paciente."

    Incluso las personas sanas pueden beneficiarse de las propiedades antiinflamatorias de omega-3 PUFAs. Trevor Mori, Ph.D., [http://www.uwa.edu.au/people/trevor.mori] profesor de investigación en la University of Western Australia, examinó el efecto de 2,4 gramos de EPA y DHA por día durante siete días y aspirina durante dos días en los niveles de sangre de resolvinas en un ensayo con hombres y mujeres sanos.

    "La suplementación dietética a corto plazo con cantidades moderadas de esos omega-3 PUFAs causó niveles medibles de sustancias potentes, que resuelven la inflamación," indicó Mori. "Estas sustancias son sumamente eficaces en reducir los síntomas y el daño de la inflamación demasiado activa y crónica. El aumento de resolvinas después de la suplementación de EPA y DHA, en parte, puede explicar los beneficios de esos omega-3 en la enfermedad cardiovascular."

    Para más información, visite www.issfal.org [http://www.issfal.org/] y consulte ISSFAL en Facebook y Twitter.

    CONTACTO: CONTACTO: Graham Hauck, EE.UU., +1-202-320-7101; Peter Clough,Reino Unido, +44-7801-143218, E-mail: admin@issfal.org

    Sitio Web: http://www.issfal.org/