8 de julio de 2020
21 de septiembre de 2017

COMUNICADO: El Ministerio de Asuntos Exteriores revela la historia de la Real Estación Agrícola de Angkhang

BANGKOK, 21 de septiembre de 2017 /PRNewswire/ -- Como instructor en el Instituto de Asuntos Exteriores Devawongse Varopakarn (DVIFA, por sus siglas en inglés), la academia de formación dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino de Tailandia, David Smith ha recibido una invitación para visitar Angkhang, la cuna de los reales proyectos de tribus de montaña en Tailandia. Su artículo, titulado "Angkhang: perspectivas de una visita memorable", narra las razones y soluciones del difunto Rey Bhumibol Adulyadej para ayudar a la gente de las tribus de la montaña y transformar la remota área montañosa en una zona agrícola sostenible.

http://mma.prnewswire.com/media/556739/The_Royal_Agricultura... [http://mma.prnewswire.com/media/556739/The_Royal_Agricultura...]

Según el artículo de David, en 1959, el difunto Rey Bhumibol Adulyadej fue el primer monarca tailandés en visitar la remota aldea de montaña de Angkhang tras su llegada en el helicóptero real. Lo que Su Majestad se encontró contrastaría profundamente con el frondoso entorno de hoy, que presenta una saludable selva y amplios campos de cultivo. La otrora abundante jungla de la cima de la montaña había quedado casi yerma por la tala y los métodos de cultivo con incendios utilizados por los refugiados de Yunnan (China), y la tribu de montaña Black Muser, quien había estado utilizando el terreno para cultivar amapolas que servían para obtener opio.

Debido al aislamiento de la aldea y su dificultad para llegar hasta ella, Su Alteza dio con la única solución a largo plazo que podría funcionar para el Real Proyecto de la Tribu de Montaña de Angkhang: "ayudarlos para que se ayuden a sí mismos", lo que constituyó el inicio de este proyecto.

Para pasar de la idea a la realidad, el rey Bhumibol el Grande primero decidió que lo más acuciante para los aldeanos era el acceso a fuentes estables de agua potable para uso personal, junto con la necesaria red de irrigación para fines agrícolas. A través de una diligente búsqueda a lo largo del entorno montañoso circundante, se identificaron áreas de escorrentías naturales en la montaña y se construyeron canalizaciones de irrigación y pequeños depósitos

El agua potable no solucionó el gran problema de pobreza que asolaba la zona. Para empezar, los granjeros necesitaban cultivos comerciales sostenibles que reemplazasen las amapolas destinadas al opio, y que a su vez motivaban la tala y el método de quemado de la zona. Su Majestad decidió que lo mejor sería aprovechar las condiciones frescas y buscar cultivos no nativos de alto valor y bajo rendimiento fuera de Tailandia, de modo que prosperasen en esta región singular, en lugar de cultivos tailandeses tradicionales que suelen cultivarse a menor altura.

En su artículo, David comentó que el melocotón fue el primer cultivo foráneo introducido en la región. Posteriormente en la zona se plantaron cultivos de climas más fríos, así como algunas frutas entre las que se incluyen las peras, las fresas, el caqui, el kiwi, la granada y los arándanos, además de té, café y flores.

Tan importante como asegurar fuentes sostenibles de agua e introducir cultivos que propiciasen una mayor libertad económica, era la tarea de enseñar a los aldeanos a equilibrar sus necesidades personales y comunitarias de modo que garantizasen la sostenibilidad del entorno local. Su Majestad hizo hincapié en que, a fin de optimizar la vida en una zona tan aislada, debía existir un equilibrio entre naturaleza y ser humano.

Desde la creación de la Real Estación Agrícola, se han llevado a cabo de forma continuada investigaciones para descubrir cuáles son las mejores especies de plantas y flores para este clima más frío y definir el programa adaptado al potencial de producción. Asimismo, la Real Estación Agrícola lleva a cabo proyectos de investigación, organiza programas de formación y distribuye los resultados entre las organizaciones gubernamentales y los agricultores locales. La estación también ofrece formación para dotar a los granjeros de experiencia agrícola y las competencias que garanticen la conservación de los recursos naturales a nivel local, a fin de ayudarlos a ser más autosuficientes. También sirve como jardín floral de diseño, restaurante y plantaciones que reciben a un incipiente número de turistas.

El lugar atrae a unas 200 mil personas al año, lo que genera fuentes adicionales de ingresos que han ayudado a mejorar las vidas de los aldeanos de las montañas, suplementando así los ingresos derivados de sus cultivos comerciales de alto valor, creaciones artesanales y frutas y vegetales frescos.

Desde que Su Majestad tuvo la idea de Angkhang, los Reales Proyectos de las Aldeas de Montaña se han llevado a más de 300 tribus de montaña, llegando así a unas 375 mil familias. Además, se han creado otras 38 estaciones agrícolas a lo largo del país, incluyendo la última en la provincia de Tak.

Si bien el trabajo iniciado por el rey Bhumibol en Angkhang ayudó a mejorar sobremanera las vidas de los aldeanos de montaña, también sirve como ejemplo a seguir para los demás. Junto con una planificación dedicada y una gran capacidad de previsión, las personas pueden reparar el daño causado a su entorno, vivir en armonía con él y conseguir la autosuficiencia junto con un estilo de vida más satisfactorio.

Ministerio de Asuntos ExterioresTel.: +662 (-203)-5000 660 22050

Foto -- http://mma.prnewswire.com/media/556739/The_Royal_Agricultura... [http://mma.prnewswire.com/media/556739/The_Royal_Agricultura...]