26 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 29 de abril de 2016

    Consejos a tener en cuenta para alquilar una vivienda

    Consejos a tener en cuenta para alquilar una vivienda
    EUROPA PRESS

    MADRID, 29 Abr. (EDIZIONES) -

    La situación económica en el país ha hecho que muchos españoles se decanten de forma más habitual por el alquiler en vez de por la compra de una vivienda, ya que el desembolso es bastante menor que si se adquiere un lugar para vivir. En España, un total de 18 millones de viviendas están en régimen de alquiler.

    Sin embargo, a la hora de alquilar hay que tener en cuenta varios puntos que harán que el arrendamiento de una casa o de una habitación sea una buena experiencia y no la peor de las pesadillas.

    Antes de comenzar con los papeleos para alquilar una vivienda hay que elegir con quien queremos arrendar el piso. Los propietarios pueden ser desde personas particulares a agencias inmobiliarias, pasando por promotoras y constructoras o bancos.

    La ventaja de alquilar a un propietario es la capacidad de negociación y de evitar pagar gastos adicionales como un mes de agencia. En el caso de las agencias inmobiliarias, lo mejor para el inquilino es que se encargan de la gran parte de los trámites.

    La inflexibilidad con los precios y condiciones son característicos de las promotoras y constructoras, mientras que los bancos suelen ofrecer un alquiler más ajustado. Sin embargo, la mayor parte de las viviendas ofrecidas por las entidades suelen estar a las afueras.

    NEGOCIAR EL PRECIO

    quienes estén buscando un sitio para vivir en alquiler deberán tener en cuenta que es primordial visitar el lugar antes de firmar ningún contrato o realizar un desembolso, ya que hay personas que se dedican a engañar a la gente prometiéndoles un piso que no existe.

    Si tenemos en cuenta el precio, hay que tener en cuenta que, a pesar de que suele ser inamovible, a veces se puede renegociar con el propietario de la vivienda, ajustándolo a las necesidades del arrendador.

    Además, si el precio sigue siendo muy inabarcable, el Ministerio de Fomento cuenta con un programa de ayudas al alquiler de vivienda, que tiene como objetivo facilitar el acceso y la permanencia en una vivienda en régimen de alquiler a sectores de población con escasos medios económicos.

    FIANZA O AVAL

    A la hora de hacer el contrato, una vez visto el piso y aclarado el precio, se tendrá que fijar lo que va a durar el arrendamiento de la vivienda. A pesar de que normalmente los contratos suelen ser de un año, siempre es algo que se puede hablar y negociar.

    La fianza es otra de las preocupaciones que tienen las personas que desean alquilar un piso. La ley permite que el casero pida a modo de fianza el importe de una mensualidad. Asimismo, hay propietarios que también piden un aval, que se da desde la entidad financiera de la persona que alquila y con el que el banco garantiza ante un tercero que el arrendatario puede cumplir con  esta obligación.

    Si el propietario pide un aval, el inquilino deberá tener en cuenta que el coste del mismo tendrá relación con los gastos de comisión de estudio y de apertura, que dependen en función de la cantidad requerida, y de la cobertura de riesgo si este se aplica trimestralmente. En este contexto, el notario también será una figura a tener en cuenta cuando se pide un aval y que suele tener un coste del 0,3% del importe.