18 de septiembre de 2019
  • Martes, 17 de Septiembre
  • 6 de agosto de 2009

    Los consumidores españoles se decantan por las marcas blancas

    MADRID, 6 Ago. (OTR/PRESS) -

    La crisis impulsa las marcas blancas en España. La desaceleración económica y la subida de los precios provoca que muchos de los productos de gran consumo adquiridos sean de la enseña de la gran distribución que puede ser hasta un 30% más barata que la de los fabricantes líderes. Nueve de cada diez consumidores españoles reconocen haber comprado marcas blancas en 2009 sobre todo pastas, legumbres y lácteos. Uno de los principales motivos es que casi la mitad de los consumidores piensa que tanto las marcas de fabricantes como las blancas son elaboradas por las mismas empresas.

    El 89,6% de los consumidores consultados por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino ha comprado marcas del distribuidor, más conocidas como marcas blancas, durante este año, según el Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria perteneciente a este departamento. En concreto, los datos de este sondeo, realizado durante dos reuniones de grupo y mil entrevistas a consumidores entre abril y mayo de 2009, indican que si en 2009 un 89,6% de los encuestados declararon comprar alguna vez marcas blancas, esta proporción era del 76,8% en 2006.

    Un 28,1% de los españoles manifestó consumir más estos productos que el año pasado, un dato que aumenta entre los hombres y entre los entrevistados más jóvenes (con edades entre 20 y 35 años). Las pastas, las legumbres, el arroz y los lácteos son las familias de productos más demandadas por el consumidor.

    Atendiendo al canal principal de compra, los consumidores que tienen como establecimiento más habitual una tienda descuento adquieren más productos de alimentación y bebidas de la marca blanca que aquellos que tienen como establecimiento principal a un hipermercado o a un supermercado.

    En el caso de que en el establecimiento habitual el cliente no encuentre la marca de fabricante que desea, un 32,9% manifestó recurrir a la marca del distribuidor, un 29,9% la busca en otro establecimiento y un 26,9% reconoce que la sustituye por otra marca de fabricante.

    DETRÁS ESTÁ EL MISMO FABRICANTE

    Uno de los motivos de que los españoles se decanten por las marcas blancas es porque las consideran de confianza. El 44,3% de los consumidores piensa que tanto las marcas de fabricante y las marcas blancas son elaboradas por los mismos fabricantes, frente a un 36,1% que cree que esta coincidencia se produce sólo algunas veces. La mayoría de consumidores de marca blanca se fija en el fabricante y, también la mayoría reconoce que, aunque éste no esté identificado, igualmente adquiere el producto.

    En cuanto al precio más barato de estos productos, los consumidores consultados por el Ministerio atribuyeron esta diferencia al menor gasto en publicidad y a los menores márgenes de beneficio, principalmente, lo que les permitiría ofrecer productos a precios más económicos.

    Las personas que no han comprado nunca esta tipología de productos (6,5%), lo justifican, principalmente, en comprar sólo marcas conocidas y ser fieles a las mismas marcas. A un 1,2% no les transmiten confianza, mientras que tres de cada diez de los entrevistados que no han consumido nunca productos con marca del distribuidor cree que los consumirá en el futuro.