20 de junio de 2019
21 de julio de 2008

La crisis y el alza del crudo llevan al Estado a un déficit del 0,42%

La crisis y el alza del crudo llevan al Estado a un déficit del 0,42%
EP




   MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La desaceleración de la economía española, principalmente en el sector inmobiliario, y el alza del precio del crudo han llevado al Estado a registrar un déficit de 4.683 millones de euros en el primer semestre (el 0,42% del PIB) por primera vez en tres años, frente al superávit de 5.218 millones de euros registrado en el mismo periodo del ejercicio anterior, según informó ayer el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, en rueda de prensa.

   La vuelta de las cuentas del Estado al saldo negativo, que no se registraba desde junio de 2005, se debe también a las medidas económicas adoptadas por el Gobierno en este periodo para aumentar la liquidez de las empresas, así como para ayudar a las familias a disminuir el impacto de la subida de precios, como la deducción de 400 euros en el IRPF para asalariados, autónomos y pensionistas.

   No obstante, Ocaña explicó que el grueso de esta deducción, que supondrá un desembolso para la Hacienda Pública de alrededor de 3.000 millones en la primera mitad del año, aún no ha tenido un impacto decisivo en el superávit del Estado.

   En esta línea, explicó que "lo esencial" de esta medida económica se notará en las cuentas del Estado en el próximo mes de julio, cuando las empresas realicen los ingresos de las retenciones practicadas en junio, aunque reconoció que los ingresos por las retenciones del trabajo han sido ligeramente menores entre enero y junio de 2008 debido a la aplicación de esta medida en los trabajadores de la Administración General del Estado.

   Así, Ocaña reconoció que "a la vista de los datos parece posible" que el saldo final del Estado arroje "un pequeño déficit" al cierre del 2008, lo que contrasta con las previsiones oficiales del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, que aún contemplan el equilibrio para la Administración Central en el conjunto del año y un superávit del 1,15% para el conjunto de las Administraciones.

   Para Ocaña, la evolución del saldo de las cuentas públicas en el primer semestre es "negativa, pero está en línea" con los últimos datos económicos, que han provocado un peor comportamiento de los ingresos a lo largo del presente ejercicio y han dado lugar a un "deterioro claro" del saldo final del Estado.

   UN MES "NO TRASLADABLE" AL RESTO

   No obstante, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos recalcó que junio es un mes tradicionalmente negativo, por lo que aseguró que la situación de este mes "no es trasladable" a la evolución que marcarán los ingresos en los próximos meses. "El mes que viene veremos una recuperación", vaticinó.

   Según Ocaña, el déficit que ha registrado el Estado en el primer semestre es sólo consecuencia de la coyuntura económica, que evoluciona "con una atonía" mayor que en meses y ejercicios anteriores y de las decisiones del Ejecutivo para inyectar liquidez. En este sentido, recordó que, al cierre de 2008, un total de 8.000 millones pasarán de ser ingresos del Estado a convertirse en renta circulante, lo que, a su parecer, supondrá un "importante cambio" en las cuentas del Estado.

   En este sentido, reiteró que el Estado podrá registrar un "pequeño déficit" al final de año, aunque, según indicó, se tratará de un déficit "de décimas y relativamente moderado" debido, sobre todo, a la actual evolución de la economía y a estos 8.000 millones que el Estado dejará de recaudar.

   Asimismo, reconoció que los ingresos del Estado, al cierre del presente ejercicio, se reducirán un 4% en comparación con el año anterior, aunque aseguró que si el Gobierno no hubiera puesto en marcha las medidas que requiere la economía para impulsar la actividad, la recaudación se habría incrementado en tres puntos en el conjunto del año.

   El saldo negativo de las cuentas públicas registrado en el primer semestre del año es consecuencia de unos pagos que se situaron en 71.617 millones de euros, con un aumento del 10%, y de unos ingresos que ascendieron a 66.934 millones de euros, lo que supone un descenso del 4,8%.

   En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 2.065 millones de euros, frente al superávit de 4.168 millones del mismo periodo del año anterior.

   AUMENTO DEL 15% DE LOS INGRESOS POR IRPF

   Los ingresos no financieros del Estado entre enero y junio de 2008 ascendieron a 92.650 millones de euros, los que supone un incremento del 0,9%. Los impuestos directos se elevaron un 7,5%, hasta los 45.239 millones, gracias, en parte, a la fortaleza del IRPF, cuya recaudación creció un 14,9% debido a los ingresos obtenidos por las retenciones del trabajo y el capital, mientras que la recaudación del Impuesto de Sociedades cayó un 17,6%.

   Los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 40,174 millones de euros, un 10,4% menos que en el mismo periodo de 2007, ya que la recaudación de IVA se situó en 29.011 millones de euros, un 14,2% menos que el primer semestre de 2007, como consecuencia de la disminución de los ingresos brutos ligados fundamentalmente al sector de la construcción y de la agudización del efecto del alto precio del crudo.

   AUMENTAN LOS INGRESOS DEL TABACO

   Por su parte, los ingresos por Impuestos Especiales se elevaron un 1,3%, hasta los 9.609 millones de euros. De este capítulo, destaca la recaudación del Impuesto sobre las Labores del Tabaco, que aumentó un 7% entre enero y junio de 2008, mientras que los ingresos del Impuesto sobre Hidrocarburos registraron un descenso del 2,5% por el menor consumo derivado del encarecimiento del petróleo.

   Por lo que se refiere a los pagos no financieros, hasta junio representaron un total de 67.689 millones de euros, un 4,2% más, mientras que los gastos financieros ascendieron a 7.519 millones, un 15,3% más. Los pagos por gastos de personal se elevaron hasta los 12.601 millones (+7,5%) y las transferencias corrientes crecieron un 4,5% en el primer semestre, hasta sumar 38.111 millones de euros.

   Finalmente, la necesidad de endeudamiento del Estado al cierre del mes de junio se situó en 5.981 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior la necesidad de endeudamiento fue de 7.751 millones.