2 de abril de 2020
30 de septiembre de 2008

Economía.- Los 27 muestran posiciones "muy divergentes" ante la propuesta de aumento progresivo de las cuotas lácteas

España pide "prudencia" y que la tasa de modulación se mantenga "al mínimo imprescindible" en la revisión de la PAC

BRUSELAS, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Agricultura francés y presidente de turno del Consejo de ministros de Agricultura de la UE, Michel Barnier, admitió hoy que existen posiciones "muy divergentes" entre los Veintisiete ante la propuesta de la Comisión de un incremento progresivo de las cuotas de producción lechera hasta su eliminación en 2015. España ha pedido "prudencia" y una aproximación bastante más suave que el plan propuesto por Bruselas.

La inestabilidad y turbulencias a las que está sometido el sector obligarán a "ir con pies de plomo" y a "buscar el equilibrio" entre aquellos países que piden suprimir completamente las cuotas, eliminarlas o, como en el caso de Italia, aumentarlas drásticamente, indicó Barnier en rueda de prensa al término de la reunión de ministros de Agricultura celebrada entre el lunes y el martes en Bruselas.

Este Consejo de ministros de la UE ha estado marcado por las reuniones trilaterales --presidencia, Comisión y cada uno de los Estados miembros-- que se han realizado con el objetivo de fijar las prioridades esenciales de cada país ante la revisión de la política agraria común, más conocida como 'chequeo médico' de la PAC.

Tras dos días de reuniones, los Veintisiete mantienen el objetivo de alcanzar un acuerdo político en el mes de noviembre sobre esta cuestión, para lo que han programado varias reuniones de alto nivel antes del próximo consejo de ministros del ramo, los días 27 y 28 de octubre en Luxemburgo. El 19 de noviembre la revisión de la PAC será votada en el Parlamento Europeo e inmediatamente después los ministros quieren tomar una decisión política al respecto.

Barnier reconoció que el expediente de la PAC es "muy complicado" y que no confiaba en lograr unanimidad entre los Estados miembros porque, dijo, "no soy un ingenuo". No obstante, apeló al objetivo de "enfocar de forma global" el desafío de la revisión y cerrar un compromiso en el calendario marcado.

El secretario de Estado de Medio Rural, Josep Puxeu, aseguró en declaraciones a los medios este martes que las peticiones planteadas por España en el marco de la revisión de la PAC son "objetivos posibles", por lo que está "bastante cerca" de conseguirlos. "Nos quedan 60 días de pelea, de discusiones, pero estamos bastante cerca" de consolidar una mayoría, afirmó.

Además de la "prudencia" con la que España considera que debe plantearse la reforma del sector lácteo, Puxeu también trasladó a la Comisión la petición de que la revisión de la tasa de modulación (el porcentaje de las ayudas directas a los agricultores que son transferidas al ámbito del desarrollo rural) tenga "el menor impacto posible" y no alcance el 2% que propone Bruselas.

Puxeu explicó que la delegación española también apuntó que los fondos recaudados por el sistema de modulación "se dediquen a políticas agrícolas o de desarrollo rural vinculado al sector". Otra de las prioridades presentadas por España en la reunión de hoy fue "salvaguardar nuestro sistema de seguros agrarios", de modo que quede "blindado", añadió Puxeu.

Bruselas también quiere llegar a la supresión completa de las ayudas ligadas a la producción de un determinado cultivo, para pasar a un sistema de pago único. Sin embargo, España solicita que se conceda un "periodo transitorio" a determinados sectores, tales como las legumbres, el arroz y los forrajes, además del sector de los frutos secos --por el riesgo de abandono-- y el del tabaco --para el que pedirá una prórroga hasta 2013--. El desacoplamiento total para los sectores del olivar, los herbáceos y el ovino y caprino "no suponen un problema" para España, añadió el secretario de Estado.

Al término de las reuniones a tres bandas, los ministros retomaron el consejo formal de Agricultura y abordaron un debate de orientación sobre la propuesta de Bruselas para cofinanciar un plan de distribución gratuita de frutas y hortalizas en los colegios europeos. Se trata de una iniciativa con la que se pretende luchar contra la obesidad infantil y crear hábitos de consumo saludables entre los más pequeños.

La propuesta fue bien recibida por los Estados miembros, incluido España que considera que es una iniciativa "muy importante" en el plano de la salud, pero también una oportunidad para la promoción de los productos propios. En este debate, la delegación española propuso aumentar la edad de los preceptores de 10 a 15 años, que se incluyan productos transformados (como los zumos) y aumentar la dotación presupuestaria.