8 de abril de 2020
18 de diciembre de 2008

Economía/Agricultura.- Los 27 mantienen el veto a la importación de carne de pollo estadounidense

BRUSELAS, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea rechazaron hoy con la única abstención de Reino Unido la propuesta de la Comisión Europea de levantar el veto a la importación de carne de pollo estadounidense. La UE prohíbe desde 1997 la entrada de carne de este tipo de ave procedente de Estados Unidos debido a las sustancias químicas empleadas en el país para su desinfección.

La secretaria general del Medio Rural, Alicia Villauriz, explicó en declaraciones a la prensa que la propuesta hacía referencia a la utilización de cuatro sustancias antimicrobianas para la desinfección de la carne de ave, conocidas como la 'lejía de los pollos', en la última fase de la cadena alimentaria. Se trata de una aplicación "demandada por parte de algunos socios comerciales para hacer sus exportaciones" a la UE, indicó Villauriz.

Para el mercado comunitario, este procedimiento de desinfección en la última fase de producción "no está permitida" ya que la UE "concibe el modelo de producción como un seguimiento desde los inicios del eslabón de la cadena alimentaria hasta el final en cada una de las fases".

Esta opción, empleada entre otros por Estados Unidos, "no es admitida" por los Estados miembros porque consideran que "va en contra del modelo de producción de calidad llevado a cabo en términos comunitarios", precisó la secretaria general del Medio Rural.

La propuesta para levantar el veto a las importaciones de carne de ave procedente de Estados Unidos, bajo condiciones estrictas, ya fue rechazada por los Veintisiete el pasado mes de junio a través del Comité de la Cadena Alimentaria y Sanidad Animal de la Unión Europea, formada por representantes de cada uno de los países comunitarios.

CARNE DE CERDO PROCEDENTE DE IRLANDA

Los ministros de Agricultura europeos también abordaron la reciente crisis surgida a partir de la detección en Irlanda de carne de cerdo y de vacuno contaminada por dioxinas, una contaminación cuyo origen estaba en la distribución de pienso con esta sustancia en varias explotaciones del país y de Irlanda del Norte.

Las autoridades irlandesas retiraron del mercado la carne distribuida entre el 1 de septiembre y el 6 de diciembre, unas medidas que fueron consideradas suficientes por la Comisión Europea, que ha insistido en que no existe riesgo para la salud.

Según los datos actualizados, 25 de los 27 Estados miembros, entre ellos España, han recibido lotes de carne irlandesa de manera directa o indirecta, si bien este dato no implica que dicha carne contuviera la sustancia tóxica. Chipre y Finlandia son los únicos Estados miembros que no se han visto afectados. Además, otros doce países extracomunitarios --incluidos Estados Unidos, Japón y China--, recibieron carne irlandesa.