21 de marzo de 2019
  • Miércoles, 20 de Marzo
  • 30 de diciembre de 2008

    Economía/Agricultura.- Los regantes lamentan que 2008 concluya sin soluciones a la subida de las tarifas eléctricas

    MADRID, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) lamentó hoy que el año 2008 concluya sin haber encontrado soluciones consensuadas a la subida de la factura eléctrica en el sector, tras la decisión del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de suprimir definitivamente las tarifas especiales para regadío.

    En su balance del ejercicio, Fenacore reconoció la voluntad mostrada por el Gobierno para "aliviar" las pérdidas económicas derivadas de la falta de lluvias, pero consideró "decepcionante" la eliminación de estas tarifas.

    Según afirmó, esta medida, junto a la subida anunciada a partir de enero, supondrá para los agricultores un incremento en la factura eléctrica del orden del 90%, "haciendo inasumibles los costes energéticos derivados del proceso de modernización de regadíos".

    Esta situación y la "inacción" del Ministerio de Industria, que "obligó" a los regantes a buscar soluciones a la subida tarifaria a través de acuerdos privados con las principales compañías eléctricas, ha llevado a Fenacore a anunciar una posible convocatoria de movilizaciones generalizadas en 2009.

    Con esta medida de protesta, los regantes pretenden "quemar su último cartucho" para hacer oír su voz, de manera que paguen únicamente por la potencia realmente utilizada y se les aplique un tipo reducido de IVA en el suministro de electricidad por ser "usuario finalista", como sucede en Italia.

    Fenacore teme que, si el Gobierno no adopta medidas inmediatas que permitan su adaptación a las nuevas tarifas eléctricas, se vea "muy frenada" la segunda fase del proceso de modernización de regadíos Horizonte 2015, impidiendo la transformación de más de un millón de hectáreas, y poniendo en grave peligro la viabilidad económica de las modernizaciones ya realizadas en este primer horizonte del Plan Nacional de Regadíos, que finalizará mañana, día 31 de diciembre.

    La Federación lamenta además que no se haya avanzado más ágilmente en la puesta en marcha de medidas complementarias que permitan a los regantes tener agua garantizada para compensar el esfuerzo económico derivado de la modernización de regadíos.

    Así, insiste en que la falta de infraestructuras sigue siendo "uno de los grandes retos de cara el nuevo año" y sostiene que la solución a la sequía en que está inmersa España desde hace cuatro años pasa por la construcción sostenible de embalses y trasvases intercuencas, además de seguir avanzando en otras medidas de gestión de la demanda, la cesión de derechos al uso privativo del agua, la desalación o la gestión conjunta de aguas superficiales y subterráneas.