24 de noviembre de 2020
20 de diciembre de 2007

Economía/Agricultura.- La UE suspende los aranceles a la importación de cereales excepto la avena hasta julio de 2008

BRUSELAS, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La UE suspendió hoy los aranceles a la importación de todos los cereales excepto la avena para lo que queda de cosecha, que termina el 30 de junio de 2008, una medida con la que espera poder afrontar la "excesivamente tensa" situación de este mercado tanto dentro como fuera de la UE y al "precio récord" que han alcanzado en el último año, según afirmó Comisión Europea, que hizo esta propuesta el mes pasado a los Estados miembros.

Con la decisión que adoptó este jueves el Consejo se eliminan unos derechos de importación que, aunque bajos, seguían existiendo. El derecho de importación dentro de cuota para el trigo duro, el trigo blando de alta calidad, el centeno y el sorgo es 0 euros por tonelada y el maíz ha fluctuado entre 16,21 euros por tonelada y cero euros desde el 1 de octubre de 2007. Fuera de cuota el arancel máximo ha oscilado entre 93 y 95 euros por tonelada.

El arancel para la cuota de trigo blando de calidad media y alta es de 12 toneladas para una cuota anual de 2.989.240 toneladas, donde se incluye una cuota específica de Estados Unidos de 572.000 toneladas y otra de Canadá de 38.853 toneladas.

Para el centeno, la cuota anual es de 306.215 toneladas a 16 euros por tonelada y otra de cebada de malta de 50.000 toneladas a 8 euros por tonelada. Por otra parte, en 2006 se introdujo una cuota libre de arancel de 242.074 toneladas de maíz que se agotó en 2007. Para el maíz y el sorgo que importan España y Portugal, hay una tarifa reducida.

Bruselas justificó su intención de eliminar temporalmente los aranceles por que a principios de la actual cosecha en el mes de julio las reservas de cereales de la UE se situaron a un nivel inferior en 13,2 millones de toneladas en comparación con el año previo, debido a la "modesta cosecha" de 2006-07 y a las retiradas de las reservas almacenadas.

Asimismo, estima que las "desfavorables condiciones climáticas" de 2007 han dado como consecuencia una reducción global de la producción cerealista de la UE, que con 256 millones de toneladas, es un 3,5% más modesta que en la cosecha 2006-07.

Estas circunstancias obligarán a importar más cereales en la cosecha actual, 2007-08, de lo que se importó en la anterior, algo a lo que se suma el "espectacular incremento de los precios" desde que empezó la temporada actual, como resultado de las reducidas reservas de trigo y maíz.