28 de febrero de 2021
14 de marzo de 2008

Economía/Agricultura.- UPA rechaza adherirse al acuerdo de reestructuración del azúcar de CyL al verlo "inaceptable"

VALLADOLID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los responsables de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) en Castilla y León rechazaron hoy adherirse al acuerdo para la reestructuración del sector azucarero-remolachero, rubricado el pasado lunes entre la Junta y las industrias azucareras Ebro y Acor, por considerar que es "sencillamente inaceptable" para los intereses de los productores.

Así lo anunció esta organización profesional agraria tras la reunión mantenida hoy con la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, que citó a los cuatro sindicatos agrarios con presencia en Castilla y León (Asaja, UCCL, UPA y COAG) para explicarles los detalles del citado acuerdo suscrito con Ebro y Acor.

Tras acusar a la consejera de Agricultura de haber dejado de lado a las organizaciones profesionales agrarias en la defensa de los intereses de los remolacheros, UPA criticó también que la propia Administración no haya atendido las peticiones del sector productor "ni en el aspecto de los precios ni tampoco en el de la estabilidad del cultivo para el futuro".

"En primer lugar resulta tan excluyente que debilita la interprofesión remolachera y, por lo tanto, el marco de negociación más adecuado entre industrias y productores", advirtieron los responsables de UPA al término de la reunión, en la que esta organización agraria mostró su malestar por considerar que el acuerdo auspiciado por la propia Administración regional está hecho a la medida de la industria y no garantiza el futuro de los agricultores al dejar abierta la posibilidad del refino de azúcar en lugar de impulsar el cultivo de la remolacha.

UPA recordó también que el precio mínimo establecido en 40 euros por tonelada es inferior al solicitado por las organizaciones y advirtió también de que muchos de los puntos del acuerdo están abiertos al antojo de la industria, por lo que dijo sospechar que "lo manejarán a medida de sus intereses".

"Uno de los aspectos que levanta más temor es saber qué va a ocurrir con el precio que corresponde poner a la industria en concepto de reestructuración, que asciende a 9,03 euros por tonelada, y que se desconoce cómo lo van a desglosar", continuaron los integrantes de este sindicato, que recordaron que Ebro tiene firmada una aportación de 5 euros por tonelada de remolacha entregada, "que a ciencia cierta no sabemos si es una cantidad a mayores de lo recogido en el acuerdo, o se trata de una rebaja unilateral de la industria".

Otro elemento del acuerdo que no comparte UPA es que se tomen campañas de referencia diferentes para los contratantes de una misma fábrica ni tampoco aceptó que la remolacha que los cultivadores están sembrando ahora no se termine de cobrar hasta dentro de 3 años.

Finalmente, UPA pidió a Silvia Clemente que clarifique el apartado del acuerdo que hace referencia a la obligación que tiene el remolachero de cultivar cuatro campañas, "cuando en esta última campaña en algunas zonas es inviable hacerlo por la falta de recursos hídricos".

Además, este sindicato agrario advirtió a la consejera de Agricultura de que el acuerdo propiciado por ella misma podría suponer para Castilla y León la pérdida de aproximadamente 4,5 millones de euros para los cultivadores, provenientes de ayudas a la reestructuración y diversificación, "y por lo tanto ayudas que corresponden a 8.700 toneladas de azúcar".