22 de octubre de 2019
2 de julio de 2014

Bruselas autoriza con condiciones la compra de la alemana E-Plus por parte de Telefónica

La compañía española deberá ceder el 30% de su capacidad de red en Alemania a operadores virtuales

BRUSELAS, 2 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea ha autorizado este martes, con condiciones y tras una investigación en profundidad, la compra de la filial alemana de KPN, E-Plus, por parte de Telefónica. El visto bueno de Bruselas está supeditado en particular a que Telefónica ceda el 30% de la capacidad de red de la empresa resultante de la fusión a uno o varios operadores virtuales para garantizar la competencia en el mercado alemán de telefonía móvil.

El 23 de julio del pasado año Telefónica Deutschland alcanzó un acuerdo con KPN para la compra de E-Plus. Según los términos del acuerdo, mejorados posteriormente para lograr el respaldo de América Móvil --uno de los principales accionistas de KPN--, la firma holandesa recibirá 5.000 millones de euros, de los cuales 4.140 correrán a cargo de Telefónica, más una participación del 20,5% en la sociedad resultante de la fusión.

El Ejecutivo comunitario temía que la operación, tal y como fue inicialmente notificada, provocaría problemas de competencia en Alemania, debilitaría la posición de los operadores virtuales, y se traduciría en un aumento de precios en detrimento de los consumidores.

En efecto, la concentración reunirá al tercer y cuarto operador más grandes de Alemania y conducirá a una estructura de mercado con tres compañías de tamaño similar, junto con Deutsche Telekom y Vodafone, que según el análisis preliminar de Bruselas tendrían menos incentivos para competir entre sí.

"Los compromisos asumidos por Telefónica garantizan que la compra de E-Plus no dañará la competencia en el mercado alemán de telecomunicaciones. Los consumidores continuarán beneficiándose de las ventajas de un mercado competitivo", ha dicho el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia.

Para resolver las preocupaciones de Bruselas, Telefónica se compromete a ceder, antes de completar la adquisición, hasta el 30% de la capacidad de red de la empresa resultante de la concentración a uno o varios operadores virtuales (tres como máximo) en Alemania a cambio de pagos fijos.

La capacidad se mide en ancho de banda y los operadores virtuales entrantes obtendrán una "tubería" especial de la red de la entidad resultante de la fusión para el tráfico de voz y datos. Según Bruselas, este modelo es más eficaz que el modelo clásico de pago por uso que los operadores virtuales y los proveedores de servicios utilizan en Alemania, según el cual pagan por el acceso a la red en función del uso que hacen.

La investigación de la Comisión ha mostrado que se trata de un modelo viable para el mercado alemán de telecomunicaciones. La capacidad fija de la que dispondrán los operadores virtuales y por la cual se comprometerán a pagar de inmediato les incitará a utilizar esta capacidad ofreciendo precios atractivos y servicios innovadores.

En segundo lugar, Telefónica se compromete a ceder frecuencias radioeléctricas y ciertos activos ya sea a un nuevo operador real entrante o a los operadores virtuales que hayan obtenido la capacidad de red prevista en la primera parte de los compromisos. Estos activos, junto con la subasta de frecuencias que organizará el regulador alemán de telecomunicaciones, facilitarán según la Comisión la entrada o el desarrollo de un nuevo operador en el mercado alemán en el futuro.

Finalmente, Telefónica extenderá sus acuerdos de venta mayorista existentes con sus socios y con los de E-Plus y ofrecerá en el futuro servicios de 4G a todos los actores interesados. Además, mejorará la capacidad de sus socios mayoristas de transferir sus clientes de un operador a otro.

LA CONSOLIDACIÓN NO PUEDE HACERSE A EXPENSAS DE CONSUMIDORES

Pese al visto bueno a la operación de Telefónica, Almunia ha denunciado que no existe un vinculo automático entre las fusiones y el aumento de la inversión en el sector. Y ha avisado de que, a falta de un mercado único de telecomunicaciones en la UE, la consolidación a nivel nacional no puede hacerse a expensas de los consumidores.

"Los mercados de telecomunicaciones en Europa siguen estando fragmentados. Lo que más se necesita es acabar con las barreras nacionales. Estas barreras están relacionadas principalmente con los procedimientos nacionales para la adjudicación de espectro y la ausencia de un regulador único", ha señalado el comisario de Competencia, que ha pedido a la Eurocámara y a los Gobiernos que pongan fin a estos problemas y completen el mercado único.

"Mientras tanto, la consolidación a nivel nacional no debe producirse a expensas de los consumidores. Éstos deben poder escoger entre diferentes proveedores de móvil y beneficiarse de precios competitivos y servicios innovadores", ha defendido Almunia.

Para leer más