30 de marzo de 2020
30 de septiembre de 2008

Economía/Empresas.- AIG vende a GIP su participación del 50% en el aeropuerto de Londres-City

LONDRES, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La aseguradora estadounidense AIG ha cerrado un acuerdo para la venta a Global Infrastructure Partners (GIP) de su participación del 50% en el aeropuerto de Londres-City, lo que permite a la compañía hacerse con el control total del aeródromo.

La aseguradora realizó esta venta en un esfuerzo para devolver un préstamo de rescate de 85.000 millones de dólares (60.319 millones de euros) al Gobierno estadounidense, según señala 'Financial Times'.

AIG, que no aportó detalles financieros sobre la operación, está además estudiando la venta de más de 15 negocios, incluida la división de 'leasing' de aviones ILFC. Está previsto que el presidente de la aseguradora, Edward Liddy, anuncie esta semana qué otros activos podrían estar en venta.

Londres-City fue vendido en octubre de 2006 por el financiero irlandés Dermot Desmond, en una transacción que supuso aproximadamente unos 750 millones de libras (949 millones de euros), muy por encima del valor establecido en un primer momento por los analistas, y produjo unos beneficios de 650 millones de libras (822 millones de euros) a Desmond. El financiero adquirió el aeropuerto por 23,5 millones de libras (29,7 millones de euros) en 1995 al grupo británico de construcción Mowlem.

Por su parte, GIP, que fue su socio de AIG en la adquisición del aeropuerto de Londres-City hace unos dos años, también ha expresado su interés en el aeropuerto de Londres-Gatwick, que fue puesto a la venta por BAA (Ferrovial) hace dos semanas.

El aeropuerto de Londres-City ha registrado rápidos incrementos en el número de los pasajeros en los últimos años, obteniendo aumentos del 23%, hasta los 2,9 millones de pasajeros en 2007. No obstante, el tráfico se ha desacelerado en los últimos meses, por lo que está previsto que cierre el año con cerca de 3,2 millones de pasajeros.

Pese a su corta pista, British Airways tiene previsto lanzar el próximo año la primera ruta de largo recorrido desde el aeródromo londinense, que enlazará con un avión A318 --el más pequeño de Airbus-- al aeropuerto JFK de Nueva York.