15 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

Economía/Empresas.- (Ampl) La dimisión del presidente de la división de transporte militar de EADS-CASA es "inminente"

El nombramiento de Suárez pretendía evitar la pérdida de peso de la industria aeronáutica española en el consorcio

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La dimisión del presidente de EADS-CASA y máximo responsable de la División de Aviones de Transporte Militar (MTAD) del consorcio aeroespacial europeo, Carlos Suárez, es "inminente", según confirmaron a Europa Press fuentes de toda solvencia del grupo empresarial aeronáutico.

Las citadas fuentes aseguraron que la salida de Suárez como máximo responsable de la filial española del consorcio aeroespacial, EADS-CASA, se ha producido ya o se encuentra pendiente de contactos al más alto nivel del grupo empresarial que lidera el francés Louis Gallois, secundado por el alemán Tom Enders, máximo dirigente de Airbus, la división en la que debe integrarse la MTAD como rama de aviación militar.

La dimisión al frente de la Presidencia de la División de Aviones de Transporte Militar de EADS, responsable de la fabricación de las aeronaves de carga de diseño español C212, CN235 y C295, así como del mayor avión de transporte estratégico europeo, el A400M, viene motivada por el proceso de reestructuración que decidió iniciar el pasado mes de diciembre el constructor aeroespacial para integrar la MTAD dentro de Airbus como su rama de aviación militar.

La salida de Suárez responde, asimismo, a las tensiones surgidas con la máxima dirección de EADS, que lidera el francés Louis Gallois, sobre el modo en que debe realizarse la integración de la división de titularidad española en Airbus y la posibilidad de que dicha reorganización pueda ser aprovechada para restar peso en la aviación militar al componente español, uno de los líderes mundiales en la categoría de aeronaves de transporte de capacidad media, con el C295 como su producto 'estrella'.

SUÁREZ, HOMBRE DE CONSENSO.

Carlos Suárez fue nombrado en julio de 2007 en sustitución de Francisco Fernández Sáinz, como máximo responsable de la MTAD de EADS y presidente de la filial española del consorcio europeo, debido a las tensiones existentes con la dirección franco-alemana del grupo empresarial.

Fuentes del sector aeronáutico explicaron entonces a Europa Press que la salida de Fernández Sáinz fue decidida para intentar reducir tensiones con la dirección de EADS y evitar que la aviación militar española perdiera peso, aceptando así la llegada a EADS-CASA de un español procedente, precisamente, de la máxima dirección del grupo empresarial europeo. La llegada del español con experiencia en la dirección franco-alemana del consorcio fue, según las mencionadas fuentes, una solución de consenso entre las tres partes implicadas: España, Francia y Alemania.

El nombramiento de Suárez, quién ingresó en CASA en 1989 y ha desarrollado su actividad profesional en diversos programas de aviones cisterna y A400M, se produjo como consecuencia de su dilatada experiencia profesional en el sector y para evitar que la aviación militar española perdiera peso.

Los consejeros delegados de EADS, Tom Enders y Louis Gallois, destacaron entonces que Sáinz convirtió la división militar "en un creciente negocio de éxito", contribuyendo "significativamente" con su labor "al crecimiento del negocio de EADS en España".

La salida de Fernández Sáinz se produjo además meses después de que su división, la MTAD, afrontara uno de los momentos más delicados al intentar sin éxito vender a Venezuela ocho aviones de transporte C295, operación vetada por Estados Unidos, propietaria de componentes de aviónica del aparato. Esa operación frustrada tuvo repercusión indirecta en los intereses en territorio estadounidense de EADS, que, tiempo después, vio cómo perdió un contrato multimillonario con el Pentágono para renovar la flota de aviones de transporte medio del Ejército y la Fuerza Aérea norteamericana.

En aquel mes de julio de 2007, el consejo de EADS aprobó la incorporación de Suárez al comité ejecutivo del grupo y mantuvo a Fernández Sáinz como asesor de los consejeros delegados de la sociedad europea hasta su retiro.

SEBASTIÁN DICE QUE LOS EMPLEOS NO PELIGRAN

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, negó hoy el traslado de la producción de los aviones de la filial española, EADS-CASA, y, especialmente de la planta de ensamblaje del A400M de San Pablo (Sevilla), tal y como EADS negó "categóricamente" ayer, no sólo porque Airbus sabe que "el Gobierno no lo toleraría" sino porque la industria aeronáutica española es "puntera" gracias a la política de I+D+i desarrollada por el Gobierno.

Sebastián señaló que, desde la decisión de EADS de integrar la MTAD como rama militar de Airbus, el Gobierno mantiene "contactos permanentes" con los responsables del consorcio europeo Airbus.

Precisamente, EADS reiteró ayer que la integración de la MTAD como rama militar de Airbus sólo conlleva una "centralización" de algunos servicios que, en la actualidad, estaban duplicados en la División de Aviones de Transporte Militar y en la propia Airbus Military, unidades ambas presididas por Carlos Suárez.

Fuentes del sector industrial aeronáutico consultadas por Europa Press explicaron que el cierre de la factoría sevillana del A400M para trasladar el ensamblaje a otra planta europea supondría una enorme pérdida económica para el grupo empresarial, toda vez que ha realizado una fuerte inversión en esa infraestructura, debería afrontar indemnizaciones para el personal que fuera despedido y asumiría, además, un nuevo desembolso para poder construir una línea de montaje en alguna de las fábricas de EADS ya existentes en la actualidad.