19 de mayo de 2019
  • Viernes, 17 de Mayo
  • 11 de abril de 2008

    Economía/Empresas.- BAA y British Airways retrasan hasta junio el traslado de vuelos de largo radio a la T5 de Heathrow

    LONDRES, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El gestor aeroportuario BAA (Ferrovial) y British Airways han acordado retrasar hasta junio el traslado de los vuelos de largo recorrido de la aerolínea británica a la nueva terminal T-5 del aeropuerto de Londres-Heathrow.

    En un comunicado conjunto, ambas compañías explicaron que pese a que desde el pasado martes la nueva terminal está trabajando "sin problemas con su programación de vuelos normal", quieren "asegurarse de que los clientes pueden tener confianza en que cuando se introduzcan vuelos adicionales a la T5 el servicio se seguirá prestando con los más altos estándares de calidad".

    BAA y British Airways recalcaron que están trabajando para prevenir que se produzcan nuevos problemas y para definir un calendario "consistente" para poder mover gradualmente los vuelos de compañía aérea de la T-4 a la T-5.

    Según los planes iniciales, casi todos los vuelos de larga distancia que actualmente la aerolínea británica opera desde la terminal T-4 iban a ser trasladados a la nueva T-5 el próximo 30 de abril.

    El presidente de British Airways, Willie Walsh, explicó que la compañía está modificando el calendario "en el interés de los pasajeros" ya que aunque la Terminal 5 está funcionando "bien", es necesario "tener seguridad de que este buen servicio se mantendrá en el momento en el que la T5 acoja a un número mayor de pasajeros". "Es sensato asegurarnos que la Terminal 5 opera a con unos altos estándares de calidad antes de que movamos más vuelos", recalcó Walsh.

    Por su parte, el consejero delegado de BAA, Colin Matthews, se disculpó por este aplazamiento y reconoció el "impacto" que esto supondrá para el resto de aerolínea. No obstante, Matthews consideró que es una medida "de precaución" para asegurar que los pasajeros tengan la "máxima confianza una vez que se hayan movido los vuelos".

    "Trabajaremos muy estrechamente con British Airways en el periodo de cambio para asegurarnos el éxito de esta operación. También estamos colaborando con el resto de las aerolíneas para mitigar al máximo las consecuencias", destacó Matthews.

    Por otro lado, el consejero delegado de BAA reconoció que la inauguración de la Terminal 5 no fue "tan satisfactoria" como ambas compañías esperaban pero consideró que en los últimos días se ha registrado una "mejora significativa del servicio". "Nuestro objetivo es completar este proceso lo antes posible para acometer la segunda fase de transformación del aeropuerto", aseguró Matthews.

    El pasado 27 de marzo inició su actividad la nueva terminal del aeropuerto londinense, desde la que opera en exclusiva British Airways. No obstante, pronto se empezaron a registrar problemas, principalmente con el sistema de reparto de los equipajes, que se prolongaron durante más de una semana. Esta situación provocó la anulación de cientos de vuelos y la pérdida de decenas de miles de bultos.