26 de febrero de 2021
8 de septiembre de 2008

Economía/Empresas.- China analiza la oferta de Coca-Cola sobre un fabricante de zumos local por 1.680 millones

MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministerio de Comercio chino ha anunciado que estudiará la oferta de Coca-Cola sobre la marca de zumos nacional Huiyuan, para descartar que se produzca una situación de monopolio.

La revisión de la oferta se realizará una vez se reciba la solicitud de Coca-Cola, según manifestó el portavoz de la cartera de Comercio, Yao Shenhong, en declaraciones a la televisión pública china.

Coca-Cola dio a conocer, la semana pasada, su propósito de adquirir Huiyuan Juice Group, presente en la Bolsa de Hong Kong, por 2.400 millones de dólares (unos 1.680 millones de euros), en la que será, de ser autorizada, la mayor compra del gigante estadounidense en el país asiático.

La compra podría llegar a convertirse en la más importante realizada hasta la fecha por una firma extranjera en China, ya que permitiría que la empresa resultante ocupara cerca del 40% del mercado chino.

El plan ha sido defendido por el presidente de la compañía china, Zhu Xinli, que, en declaraciones recogidas hoy por "Beijing News", rechazaba que la compra, que pondría a prueba a la ley anti-monopolio china (estrenada apenas hace un mes), sea ilegal o se deba a problemas internos de la empresa.

"La venta de la Huiyuan no se debe a que tengamos problemas de gestión o dificultades de desarrollo, sino que se trata de una operación empresarial conforme con las reglas del mercado", señaló Zhu.

Pero la iniciativa de Coca-Cola deberá hacer frente a numerosos detractores. De acuerdo con el diario local "The Beijing Morning Post", varias compañías del sector se han unido y han escrito una carta al Ministerio de Comercio denunciando que, de hacerse efectiva la compra, les será difícil mantener sus negocios.

Según este rotativo, además, Coca-Cola ya ha comenzado a realizar presiones para que no se produzca una opinión pública en contra de su intento de compra. El diario señala que la compañía norteamericana obligó a desdecirse al abogado de un bufete chino, que verbalizó inicialmente sus dudas, desde el punto de vista legal así como de los intereses generales de China, sobre la adquisición.

El "Beijing Morning Post" afirma también que las presiones podrían haberse extendido a algunos portales de Internet, donde hasta hace un par de días aparecían comentarios y artículos críticos con el plan.