23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 4 de abril de 2008

    Economía/Empresas.- El Gobierno italiano intenta reflotar las negociaciones con Air France para vender Alitalia

    ROMA, 4 Abr. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

    El Gobierno italiano siguió hoy insistiendo en sus intentos para reflotar las negociaciones con la compañía Air France-KLM para la venta de Alitalia, después de que la franco-holandesa abandonara el plan ante las reticencias de los sindicatos.

    "Es una ocasión demasiado importante, ya que con Air France nuestra compañía de bandera podría convertirse en la compañía más grande del mundo", insistió hoy en declaraciones a la emisora 'Radio Popolare' el subsecretario a la presidencia del Consejo de Ministros, Enrico Letta, a quien el Gobierno italiano ha confiado la misión de relanzar las negociaciones con Francia.

    Esta mañana los sindicatos mantuvieron una reunión con los dirigentes de Alitalia, en la que fijaron un nuevo encuentro para el próximo miércoles 9 de abril. El consejo de administración de la compañía se reunirá el día antes para evaluar las posibilidades de continuidad empresarial, dada la difícil situación económica que atraviesa la compañía, que se encuentra muy cercana a la quiebra.

    Por su parte, la Bolsa de Milán ha suspendido la cotización del título de Alitalia hasta el próximo 8 de abril. La semana pasada, sus acciones sufrieron grandes oscilaciones, fruto de las espectativas que todavía generaba la negociación con Air France.

    Italia debate ahora sobre quién ha tenido la culpa de esta situación. Aunque muchos dedos, incluso entre los mismos trabajadores, apuntan contra los sindicatos, otros lo hacen contra el principal candidato del centro-derecha, Silvio Berlusconi, por insistir en la inconveniencia de dejar la compañía de bandera italiana en manos francesas.

    De hecho, 'Il Cavaliere' volvió a intervenir hoy sobre la cuestión, reiterando su llamamiento al "orgullo de los empresarios para que Alitalia siga siendo italiana". El líder del centro derecha respondió así a los periodistas manifestando su rechazo a una hipotética entrada en escena de la alemana Lufthansa.