1 de abril de 2020
18 de diciembre de 2008

Economía/Empresas.- Marsans dice que la expropiación de Aerolíneas Argentinas es una confiscación

BUENOS AIRES, 18 Dic. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El director corporativo del grupo español de turismo Marsans, Vicente Muñoz, dijo hoy que el Estado argentino ha llevado a cabo una "confiscación" de las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral, y no una expropiación tras la ley sancionada ayer por el Congreso argentino.

Muñoz señaló que "el Estado firmó una acta acuerdo en julio último y se niega a cumplirlo", y añadió que "sacó una ley en la cual desconoce la tercera evaluación incluida en el convenio". En el acta acuerdo firmada el pasado 17 de julio se establecía que en caso de no llegar a un acuerdo en el precio de venta de las acciones de las empresas se recurriría un tercer tasador.

"No es una expropiación, es una confiscación, porque no se está pagando el precio justo", afirmó Muñoz en declaraciones a Radio Mitre, advirtió que el coste "lo van a pagar los argentinos", en referencia a la demanda que el grupo presentó ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), el tribunal de resolución de controversias que depende del Banco Mundial.

Muñóz dijo que "un Estado siempre tiene que dar un buen ejemplo", y consideró que "lo que no se puede permitir es que uno firme un acuerdo, la ley le obligue a cumplirlo y el Estado se lo asalte", tras la sanción de la ley que declaró de utilidad pública a Aerolíneas Argentinas y a Austral.

"Ahora los sindicatos están apoyando, cuando estuvieron cuatro años en connivencia con el Estado persiguiendo a Aerolíneas", dijo Muñoz, y añadió que "toda esta colaboración de los gremios, la van a pagar" los ciudadanos argentinos.

La expropiación de las dos empresas, que habían sido privatizadas en 1990, fue aprobada ayer por el Senado por 42 votos a favor y 21 en contra. Mediante esta ley, el Gobierno se hace cargo de los 9.000 empleados de las dos compañías que controlan el 80 por ciento del mercado doméstico.