22 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2009

Economía/Empresas.- El negocio del bricolaje caerá un 15% en 2009 por la evolución desfavorable del mercado inmobiliario

MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

La facturación de los establecimientos especializados en la venta de artículos de bricolaje cerró 2008 con un retroceso del 6,1% y se prevé que en 2009 la caída llegue al 15% a causa de la evolución desfavorable del mercado inmobiliario y del retroceso del consumo privado, según el informe de sectores 'Distribución de Artículos de Ferretería y Bricolaje' publicado hoy por DBK.

El valor de las ventas de los establecimientos de bricolaje podría situarse por debajo de los 2.000 millones de euros, mientras que los puntos de venta de ferretería podrían reducir sus ingresos hasta los 950 millones de euros, un 17% menos que en 2008.

Asimismo, el informe señala que, en este contexto, se ha incrementado la rivalidad en precio entre las empresas del sector, con la proliferación de ofertas y descuentos para incentivar la debilitada demanda.

Las grandes cadenas especializadas seguirán incrementando su cuota de mercado, a costa de las empresas independientes de pequeño tamaño, que tendrán problemas para subsistir en la actual coyuntura de mercado.

En concreto, en 2008 las ventas de los establecimientos especializados en la distribución minorista de artículos de bricolaje contabilizaron un retroceso del 6,1% respecto al ejercicio anterior, hasta los 2.300 millones de euros.

Por su parte, la facturación de las ferreterías tradicionales experimentó una significativa disminución al cierre de 2008, con un volumen de negocio de 1.150 millones de euros, lo que supuso un 9,8% menos que en 2007.

ESTRUCTURA DEL MERCADO.

El número total de superficies especializadas en la venta de artículos de bricolaje se situó en octubre de 2009 en los 510 establecimientos, frente a los 550 que operaban a finales de 2007.

Según DBK, la estructura de la oferta ha registrado en los últimos años una tendencia de concentración, gracias a los procesos de expansión llevados a cabo por algunos de los grandes competidores y a la desaparición de puntos de venta independientes.

En 2008 el grupo de las cinco primeras empresas especializadas en la venta minorista de artículos de bricolaje --Leroy Merlin, Akí Bricolaje, Euro Depot España, Bricoking y Bricor-- acaparó una cuota de mercado conjunta del 77% sobre las ventas totales, participación que ascendió al 83% al considerar a los diez primeros.

La oferta de la distribución minorista de ferreterías tradicionales presenta una alta fragmentación, estando compuesta a octubre de 2009 por unos 3.750 puntos de venta, cifra que ha registrado un fuerte descenso en los dos últimos años.