10 de diciembre de 2019
18 de diciembre de 2009

Economía/Empresas.- Ryanair pone fin a sus negociaciones con Boeing para la compra de 200 aviones

DUBLÍN, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Ryanair anunció hoy la ruptura de sus negociaciones con Boeing para la compra de un pedido de 200 aviones del modelo 737-800, que debía recibir durante el periodo 2013-2016, tal y como determinó ayer su junta de accionistas.

En un comunicado, la 'low cost' irlandesa explicó que ante la imposibilidad de validar dicho pedido antes de final de año la compañía da por concluidas las negociaciones, tal y como venía advirtiendo, no obstante puntualizó que la decisión no afectará a un pedido anterior.

Ryanair recibirá 112 aviones del mismo modelo durante los próximos tres años, 48 en 2010, 37 en 2011, y 27 en 2012.

La compañía informó de que presentará un plan para reducir "significativamente" su crecimiento y sus costes para maximizar sus beneficios y su distribución a los accionistas durante el periodo 2012-1015.

"Lamentamos que nuestros prolongadas negociaciones con Boeing no hayan podido llegar a una conclusión mutuamente aceptable", afirmó el presidente de Ryanair, Michael O'Leary, quién explicó que aunque la compañía llegó a un acuerdo sobre el precio de la entrega de las 200 unidades para los años 2013-1016, el fabricante "no se mostró dispuesto a incorporar otras condiciones al acuerdo inicial para el nuevo pedido".

Por esta razón, Ryanair aseguró que no realizará nuevos pedidos de aviones a Boeing si el precio y las condiciones del contrato no pueden ser inferiores a los actuales, pero tampoco con otros fabricantes. "No tenemos planes de reabrir las conversaciones con Boeing ni con cualquier otro", dijo O'Leary.

No obstante, señaló que seguirá trabajando con el fabricante estadounidense, de la que espera recibir 48 aeronaves el próximo año y deja la puerta abierta a posibles acuerdos a partir de 2013.

REVISARÁ SU ESTRATEGIA.

Ryanair quiere centrar sus esfuerzos en mantener los niveles de tráfico de Ryanair y en la apertura de las nuevas rutas para 2010, además de revisar su estrategia para los dos próximos años con medidas de contención para mejorar su beneficio.

"Si no podemos usar nuestros excedentes en adquirir aeronaves en las condiciones que nos permitan cumplir con nuestros objetivos de recuperar capital lo adecuado es distribuirlo a los accionistas", apuntó el ejecutivo.